Los servicios de emergencia tratan de buscar supervivientes. / AFP

Más de 120 muertos por las lluvias torrenciales que azotan Brasil

Las fuertes precipitaciones en el estado de Pernambuco han producido deslizamientos de tierras y colapso de viviendas en Recife y varios municipios vecinos

D. MARTÍNEZ

La fiereza de las lluvias de Brasil ha dejado ya más de un centenar de víctimas a su paso. En concreto, 120, según anunciaron este jueves las autoridades del Estado de Pernambuco, en el este del país. Desde que azotaran el territorio hace ya seis días, hay por lo menos cuatro personas sin localizar. «No pararemos hasta encontrar a todos los desaparecidos. Estamos es un punto crucial en este momento», advirtió el gobernador de Pernambuco, Paulo Camara.

La situación es crítica. Las inclemencias meteorológicas han destrozado totalmente el hogar de 7.312 familias. Al menos catorce ciudades continúan en estado de emergencia.

Los servicios de rescate retomaron el martes su actividad después de que en la jornada anterior tuvieran que suspender las operaciones debido al temporal que volvió a registrarse en la zona. Y el peligro aún no ha pasado. La Defensa Civil Nacional informó en su cuenta de Twitter que hay una alerta «muy alta» de que se produzcan más inundaciones en Pernambuco, incluida su capital, Recife. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sobrevoló el área afectada para comprobar los daños del temporal y anunció recursos para ayudar a las víctimas. En concreto, unos 200 millones de dólares.

Los servicios de emergencia tratan de buscar supervivientes.

Otro episodio más de desolación que vive Brasil debido a la meteorología. El pasado mes de febrero sufrió las peores lluvias desde 1932 que dejaron al menos 146 víctimas mortales, entre ellas 26 niños, en Petrópolis, en la zona sureste de Río de Janeiro. También hubo hasta 200 desaparecidos. Fue «una imagen casi de guerra» e «intensa destrucción», expresó Bolsonaro entonces.

Temas

Brasil