Iglesia de Nuestra Señora de Carmo, en el municipio de Carmo do Paranaíba, donde ha fallecido el niño.

Muere en Brasil un niño rescatado tras pasar 18 horas en un hoyo profundo

El pequeño, aunque fue evacuado a un hospital, presentaba lesiones incompatibles con la vida

A. G.

Un niño de 8 años que cayó el domingo a un pozo de cerca de 6 metros de profundidad en una zona rural de Carmo do Paranaíba, pequeña ciudad en el estado brasileño de Minas Gerais (sureste), muerto este lunes tras pasar 18 horas atrapado en el hoyo y pese a haber sido extraído por los bomberos.

El menor, identificado como Pedro Augusto Ferreira Alves, llegó a ser rescatado con vida y alcanzó a recibir los primeros auxilios en el lugar del accidente, pero no resistió y falleció poco después de haber sido trasladado a un hospital, informó el Cuerpo de Bomberos de Minas Gerais.

«En el momento en que lo retiramos del pozo, el niño ya sufría con una disminución de su nivel de conciencia y con un paro cardiorrespiratorio», explicó el comandante de la operación de rescate, el teniente coronel de los bomberos Thiago Lacerda Duarte.

«Pese a que teníamos un equipo médico a disposición en el lugar del accidente y una ambulancia, que lo condujo al hospital, infelizmente murió», agregó Duarte, que comandó la operación de rescate de varias horas tras un accidente que generó conmoción en Minas Gerais.

Según sus familiares, el niño estaba jugando con otros menores en la tarde del domingo y cayó accidentalmente al hoyo de una obra en un antiguo botadero de basuras próximo a su residencia.

Los bomberos fueron llamados inmediatamente e iniciaron las tareas de rescate en la tarde del domingo, cuando se movilizaron a unos 20 socorristas, pero tuvieron que superar varias dificultades en sus esfuerzos para izar al niño, entre los cuales el temor a que un deslizamiento pudiera sepultarlo.

El rescate solo fue posible gracias al hoyo paralelo cavado por los bomberos para evitar precisamente los deslizamientos de tierras en el pozo principal.