El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, durante una ceremonia por el Día de las Fuerzas Armadas, este jueves en Brasilia / Ueslei Marcelino/reuters

Un juez ordena retirar un vídeo de Bolsonaro en el que alimenta la teoría del fraude electoral

La Fiscalía ha abierto una investigación para dilucidar si el mandatario cometió un delito por cuestionar el sistema de recuento de votos frente a una representación extranjera

A. G.

El juez del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil, Mauro Campbell, ha ordenado este miércoles retirar de la televisión pública el vídeo de la reunión que mantuvo el presidente Jair Bolsonaro con varios embajadores, en la que lanzó acusaciones infundadas sobre la fiabilidad del sistema electoral.

El TSE ha determinado que TV Brasil retire de todas sus plataformas las imágenes de aquella reunión del pasado 18 de julio en el Palacio de la Alvorada en la que Bolsonaro volvió a intentar sembrar dudas sobre las urnas electrónicas, en esta ocasión entre una nutrida representación de diplomáticos extranjeros.

El fallo del juez Campbell, en respuesta a una petición presentada por el Partido Democrático Laborista (PDT), sostiene que «el material difundido en redes sociales, debido a la proximidad de las elecciones» puede ser considerada una «práctica abusiva» a fin de ganar votos.

A su vez, señala que existe un riesgo «evidente» e «irreversible» no ya solo al demandante, en este caso el PDT, sino también a la propia Justicia Electoral, «por la difusión de información falsa», la cual «ya ha sido refutada con vehemencia» por el TSE, ha explicado Campbell.

El juez ha advertido de que Bolsonaro, «lejos de adoptar una posición colaboradora con la mejora del sistema electoral», insiste «deliberadamente» en manifestar «falsedades» sobre el sistema electoral y el escrutinio de votos.

Campbell va más allá y ha alertado de que el discurso del presidente brasileño «parece constituir un abuso en el ejercicio de la libertad de expresión, sabiendo que en Brasil no existe un derecho fundamental que sea de carácter absoluto».

En paralelo a esta decisión, la Fiscalía ha hecho saber este miércoles al Tribunal Supremo de la apertura de una investigación preliminar sobre la posible comisión de un delito por parte de Bolsonaro aquel día.

En total, acudieron a aquella reunión una decena de embajadores, así como entre 65 y 80 personas pertenecientes a distintos cuerpos diplomáticos. El personal presente, al que tuvo acceso el diario 'O Globo', destacó que durante el encuentro se lanzaron acusaciones sin mostrar pruebas, llegando incluso a mostrar preocupación por el estado de salud de la democracia brasileña.

Temas

Brasil