A la derecha, el candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast. A la izquierda, el candidato del Frente Amplio, Gabriel Boric. / EFE

La ultraderecha y la izquierda pugnarán por el poder en Chile

Kast y el progresista Boric librarán en la segunda vuelta electoral del 19 de diciembre un duelo de polos opuestos para ocupar la Presidencia

IVIA UGALDE

Cuando concluya el 11 de marzo de 2022 el mandato del conservador Sebastián Piñera, Chile girará bruscamente hacia un extremo. Esa es la contundente conclusión que ha arrojado la primera vuelta presidencial celebrada el pasado domingo, en la que las encuestas acertaron en sus pronósticos. La batalla por la jefatura del Estado será un duelo de polos opuestos: entre el ultraderechista José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric.

Con lo que no contaban los sondeos era que Kast, exdiputado, abogado de 55 años y nostálgico de la dictadura de Augusto Pinochet, arrebataría el primer puesto a Boric, a quien todos los pronósticos situaban como el favorito. Con un escrutinio superior al 92%, el líder del ultraderechista Partido Republicano se ha consagrado como la opción más apoyada, con el 28%. Mientras, el candidato de la alianza Apruebo Dignidad, de la que forman parte la formación Frente Amplio y el Partido Comunista, se hizo con el 25,6% de los votos.

Separados por apenas unos pocos kilómetros de distancia, pero en las antípodas políticas, Kast y Boric celebraron en la capital casi al unísono con sus seguidores el resultado cosechado en las urnas. «Hemos dado el primer paso para que la esperanza se haga realidad», decía entusiasmado el aspirante de extrema derecha. En tono más mesurado, su rival, el diputado 'milenial de 35 años y exlíder estudiantil, optaba por una mensaje aglutinador. «En este desafío que acogemos con humildad caben todos los chilenos», afirmó convencido de que su prioridad será trabajar «por la unidad de los demócratas».

Por detrás de ambos quedaron el resto de candidatos, que ayer asumieron su derrota al no conseguir clasificarse para la segunda vuelta que se celebrará el próximo 19 de diciembre. En tercer lugar, se situó de forma inesperada el polémico economista liberal Franco Parisi, pese a que reside en Estados Unidos, hizo campaña a través de YouTube y Facebook, no participó en los grandes debates televisivos y ni siquiera se desplazó al país para votar. El oficialista Sebastián Sichel, avalado por el Gobierno de Piñera, quedó en cuarto lugar con 12%, lastrado por los bajos niveles de aceptación del actual mandatario. Entretanto, la senadora de la Democracia Cristiana Yasna Provoste resultó quinta al recabar un 11% de apoyos.

Un 47% de participación

Pero si hubo un ganador claro en estos comicios fue el descontento y el desencanto. No en vano, el 53% de los casi 15 millones de personas llamadas a votar se abstuvieron de ejercer su derecho al sufragio, según precisó del Servicio Electoral. Esto significa que solo participaron 7,1 millones de ciudadanos, lo que representa el 47,6% del padrón.

De cara a la segunda vuelta y con el propósito de atraer simpatizantes tanto Kast como Boric se verán abocados a moderar sus discursos. «Kast no va a poder ser el hiperconservador ni Boric el hiperrevolucionario», indicó a la AFP el exasesor presidencial Ernesto Ottone.

Temas

Chile