Miembros del Ejército mexicano vigilan el Palacio Municipal de San Miguel Totolapa. / efe

Un cartel mexicano asesina a todos los miembros de un ayuntamiento y se jacta de ello en un vídeo

Los 'narcos' penetraron en el edificio municipal en pleno día y recorrieron a tiros todas las estancias con un balance de dieciocho muertos

ANJE RIBERA

En México la 'ley' la marcan los narcos frente a un Gobierno incapaz de frenarlos sea cual sea la tendencia política que lo ocupe. Se demuestra cada día, pero hay ocasiones en las que el poder de los cárteles se muestra hasta con oscenidad.

Ocurrió ayer en la comunidad de San Miguel Totolapan, perteneciente al violento estado de Guerrero, en el sur del país. Allí, a plena luz del día, miembros de la célula de Los Tequileros, del vecino territorio de Jalisco, aliados del poderoso cartel Jalisco Nueva Generación, irrumpieron a tiros en el ayuntamiento para asesinar al alcalde, Conrado Mendoza, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), y a otras diecisiete personas -políticos, funcionarios y ciudadanos- que se encontraban en el edificio.

El primer signo de la virulencia del ataque quedó dibujada en la fachada del palacio municipal, cosido con decenas de disparos. En el interior, el horror. Cadáveres repartidos por las distintas estancias y ríos de sangre que corrian por los pasillos como si de cauces fluviales se trataran.

Los Tequileros, que habían actuado años atrás en esta comunidad perpetrando sobre todo secuestros extorsivos, han vuelto. Lo manifestaron en un vídeo que publicaron a continuación de la matanza. En la grabación un grupo de hombres encapuchados y fuertemente armados se jacta de su hazaña.

Según medios locales, la influencia de Los Tequileros se vio mermada en 2018 tras la muerte de uno de sus líderes en un choque con policías comunitarios. Pero nunca renunciaron a controlar el territorio de San Miguel Totolapan y desde hace varios meses en las redes sociales circulaban presuntos mensajes de esta célula criminal en la que amenazaban con establecer su propia ley.

El padre del alcalde

«Hasta este momento tenemos confirmada la muerte de dieciocho y dos heridos», dijo a la cadena de televisión Milenio la fiscal de Guerrero, Sandra Luz Valdovinos. Entre los fallecidos, según informes policiales citados por medios locales, está también al padre del alcalde Mendoza, quien años atrás dirigió asimismo la corporación de esta comunidad, jefes policiales y uniformados.

«Se desplegó un operativo para ubicar y detener a los responsables del ataque armado», informó en un comunicado la coordinación para la construcción de la paz, en la que participan autoridades estatales y federales. De hecho, tras la agresión los accesos al poblado, de unos 4.300 habitantes y enclavado en la denominada tierra caliente de Guerrero, fueron bloqueados con camiones y autobuses.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) condenó en Twitter el «cobarde asesinato» del alcalde. «Exigimos justicia, basta de impunidad», señala el mensaje.

La gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado, del oficialista partido Morena, condenó en la misma red social el ataque y aseguró que ha ordenado agilizar las investigaciones para esclarecer los hechos. «No habrá impunidad ante la artera agresión contra el presidente municipal», escribió.

De acuerdo con un recuento de la consultora Etellekt, con Mendoza suman 94 alcaldes asesinados en México desde 2000. México registra más de 340.000 asesinatos, la mayoría atribuidos a las organizaciones criminales, desde el lanzamiento de una polémica ofensiva militar antidrogas en diciembre de 2006.