Un 'Howitzer 2000', momentos antes de ser cargado. / AFP

Alemania realiza su primera entrega de armamento pesado al Ejército de Ucrania

El 'Howitzer 2000' es el arma más moderna de la Bundeswehr (Ejército alemán)

R. C. Madrid

Siete piezas de artillería 'Howitzer 2000' autopropulsadas han llegado esta semana a Ucrania procedentes de Alemania como parte de la primera entrega de armamento pesado desde que comenzó la invasión rusa. El embajador de Ucrania en Berlín, Andriy Melnyk, expresó su deseo de que «éste fuera sólo un paso inicial importante en el fortalecimiento de las capacidades de defensa del nuestro Ejército». Para ello, solicitó al Ejecutivo de Berlín que continúe haciendo nuevas entregas.

«La industria de defensa germana está dispuesta a producir cien nuevos obuses autopropulsados para Ucrania a corto plazo. Esperamos que el canciller, Olaf Scholz, y su Consejo de Seguridad aprueben la solicitud correspondiente», indicó.

El 'Howitzer 2000' es el arma más moderna de la Bundeswehr (Ejército alemán). Se asemeja a un enorme tanque y puede alcanzar objetivos a una distancia de cuarenta kilómetros.

El ministro de Defensa de Kiev, Oleksii Reznikov, agradeció en Twitter a su homóloga germana, Christine Lambrecht, el envío, mientras que describió la entrega como «un ejemplo de cooperación internacional en apoyo de Ucrania».

El Gobierno de Scholz ha sido criticado en las últimas semanas, inicialmente por dudar en comprometerse con el armamento pesado y posteriormente por su supuesta lentitud en la entrega de las armas. Berlín insistió en que esto se debía a los cambios necesarios en los protocolos de la industria de defensa y a la necesidad de asegurarse de que los soldados ucranianos recibieran la formación adecuada para utilizar las armas en cuestión.

Por otra parte, el canciller germano reclamó un 'plan Marshall' para ayudar a Ucrania a recuperarse de la guerra y llamó a avanzar en una iniciativa de este tipo en las próximas cumbres de la UE, el G7 y la OTAN. Scholz señaló ante su Parlamento que la reconstrucción es «una tarea de varias generaciones» y planteó una fórmula de ayuda como la que ya se utilizó en el siglo XX para relanzar la Europa de posguerra.