Zapatero se verá con Rivero antes del 22-M

31/03/2011

Zapatero anunció ayer por sorpresa en el Congreso que quiere mantener una nueva reunión con el jefe del Ejecutivo canario, Paulino Rivero. “Lo voy a llamar por teléfono para quedar”, confirmó al acabar el pleno. Aunque la fecha está por cerrar, el presidente del Gobierno pretende que el encuentro sea “pronto”, siempre antes de las elecciones.

No estaba previsto, pero Zapatero cambió el guión y durante el turno de réplica del debate sobre las conclusiones del último Consejo Europeo, adelantó a la portavoz de CC, Ana Oramas, su intención de convocar al presidente regional en breve. “Canarias siempre está presente en la tarea del Gobierno, y espero contrastarlo en una próxima reunión que quiero mantener con el Gobierno de Canarias”, señaló.

La reunión, a poco más de un mes de las elecciones autonómicas, adquiere de antemano un marcado tinte político por encima de su valor institucional, porque sobre la mesa estará con toda certeza la estrategia de alianzas postelectorales. Será la primera vez que los dos presidentes se encuentren tras la firma del pacto de estabilidad por el que CC comprometió su apoyo a Zapatero en el Congreso hasta el término de la legislatura, y que dio lugar a que el Partido Popular abandonase el Gobierno canario.

El anuncio de la entrevista con Zapatero llega además poco después de la reunión que mantuvieron Paulino Rivero y el líder del PSC, José Miguel Pérez, en la que ambos candidatos a la presidencia del Gobierno canario allanaron su relación ante los comicios del 22 de mayo.

Mantener engrasadas las buenas relaciones es un objetivo que comparten ambas partes. Además de poner las bases para un eventual pacto postelectoral que permita al los socialistas entrar en el Gobierno canario, Zapatero necesita asegurarse la mayoría parlamentaria para las reformas pendientes y CC está entre sus socios prioritarios junto al PNV.

En el otro lado, los nacionalistas buscan avanzar en los asuntos bilaterales entre Canarias y el Estado, y garantizar el cumplimiento de los compromisos incluidos en el pacto suscrito en octubre. En principio la reunión no va a tener orden del día establecido de antemano, para que ambas partes susciten con libertad todos los temas que consideren oportunos.