Videojuegos contra la esclerosis

11/09/2011

La capacidad de recuperar el control del cuerpo, saltar y caer de pie ante uno mismo o volver a llevar tacones sin perder el equilibrio son algunos logros que un grupo de enfermos de esclerosis múltiple asegura haber conseguido con una nueva terapia combinada de videojuegos y tele-rehabilitación.

Esta técnica complementa a las convencionales y su finalidad es mejorar la calidad de vida de estos enfermos y tratar síntomas físicos como las alteraciones del equilibrio, de manera divertida e implicando a la familia en el proceso rehabilitador.

La terapia forma parte de una investigación emprendida hace casi un año en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, por un equipo que involucra a médicos, fisioterapeutas, enfermeros, psicólogos, con el objetivo de analizar los beneficios de una novedosa terapia de rehabilitación para enfermos de esclerosis múltiple.

Los primeros resultados, por ahora preliminares, demuestran una tendencia a la mejoría "muy significativa" por parte de los enfermos, han avanzado a Efe sus responsables.

En el proyecto participan el Jefe del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario Fuenlabrada y Vicerrector de Relaciones Hospitalarias de la Universidad Rey Juan Carlos, Juan Carlos Miangolarra, y el director del Departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad Rey Juan Carlos, César Fernández de las Peñas.

Los investigadores principales son Rosa Ortiz y los doctores Fernando Galán del Río y Roberto Cano de la Cuerda, además del doctor Domingo Palacios Ceña, y la psicóloga Laura García Jiménez.

Además colaboran la Unidad de Enfermedades Desmielinizantes del Servicio de Neurología Hospital Clínico San Carlos, a través del doctor Rafael Arroyo, y la Fundación de Esclerosis Múltiple de Madrid.

Los responsables de la investigación coinciden en el avance médico y las ventajas de llevar el tratamiento de la fisioterapia a casa o la rehabilitación a domicilio.

Aparte de mejorar los efectos respecto a tratamientos convencionales de cara a las alteraciones del equilibrio de esos pacientes, la técnica resulta mucho más económica y cómoda.

Consiste en utilizar el sistema de videojuegos de Microsoft XBOX, con sistema Kinect, que permite jugar sin mando, usando solo los movimientos del cuerpo, junto a una terapia de seguimiento a distancia por Internet a cargo de fisioterapeutas.

"Nos emociona que el estudio de la Universidad Rey Juan Carlos I use el componente lúdico de Kinect para facilitar la dura tarea de rehabilitación de los pacientes, mejorando su calidad de vida y la relación con sus seres queridos", ha explicado Daniel Cervantes, director de la División de Dispositivos y Entretenimiento de Microsoft.

El motivo de elegir la esclerosis múltiple para el proyecto tiene que ver con el drama de una enfermedad que afecta a adultos bastante jóvenes, a los que se les diagnostica por primera vez el mal en edades de entre 20 y 40 años.

Se trata de una dolencia neurológica que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y médula espinal, a causa del deterioro de la mielina, una sustancia que recubre las fibras nerviosas.

Dos de los enfermos involucrados en este proyecto, cuyos resultados definitivos está previsto que se publiquen en torno a la primavera, y cuya primera fase acaba de concluir, han destacado la enorme satisfacción de poder volver a hacer cosas tan sencillas como saltar, gracias a la nueva técnica.

En una entrevista con Efe por videoconferencia, Oscar G., el más joven de los pacientes, de 28 años, se ha declarado "encantado" con la terapia combinada de videojuegos y tele-rehabilitación; asegura que la mejoría le ha devuelto las ganas de hacer cosas, y solo echa en falta que no haya juegos específicos con fines médicos.

Otra de las participantes, Purificación M., exdirectora de banco, de 38 años, residente en Pedromuñoz (Ciudad Real), ha valorado especialmente haber estado en contacto con su fisioterapia por Internet durante todo el tratamiento.

En tan solo tres meses de terapia a distancia ha conseguido retos hasta ahora imposibles; por ejemplo, volver a usar tacones o aguantar de pie casi una hora (hasta ahora solo duraba 5 minutos); pero, subraya, "lo más importante, controlar el cuerpo".