Vicente Mujica: «El sistema electoral canario no es como el de Tanzania, es peor»

16/06/2015

El portavoz de Demócratas para el cambio, la plataforma que ha convocado las movilizaciones del viernes contra la fórmula electoral del archipiélago, espera que la gente arrope la protesta contra un modelo que tacha de desigual y que arrincona la democracia elemental.

— Demócratas por el cambio lleva ochos años de actividad, ¿por qué se ha decidido ahora a movilizar a la sociedad canaria?

— Incluso antes de las últimas elecciones mucha gente nos pedía llevar a cabo una movilización. Pero nos gusta calibrar si esa situación interesa realmente a las personas y parece que sí. Se han dirigido muchas personas a nosotros pidiéndonos a nosotros que después de ocho años de trabajo fuéramos quien encauzara la manifestación. Por eso nos dijimos que este es el momento. La gente lo tiene muy presente ahora y de una forma muy visual. Por primera vez estuvieron viendo delante de una pantalla como había dos diputados con 55.000 votos que, de repente, desaparecen, para dar paso a tres diputados con 5.000. Muy chocante.

— ¿La sociedad canaria conoce su sistema electoral?

— Creemos que los ciudadanos y su democracia están un poco desconectados, incluso aunque las cosas funcionaran bien. Estamos poco implicados. Pero da la casualidad, que salvo algunas autonomías que lo hacen por su cuenta, en la mayor parte de las comunidades las autonómicas se celebran el mismo día. La gente tiene la sensación de que está haciendo lo mismo en toda España, como si votara en las generales. Y hay que explicar que cada comunidad tiene un sistema distinto, y así pasan las cosas que pasan.

— Se han acercado a distintos sistemas electorales internacionales, ¿alguno resiste una comparación con el canario?

— No. Hemos visto y comparado mucho, pero nos lo confirmó un graduado en una universidad de Madrid que hizo su trabajo sobre el sistema electoral canario porque le llamó la atención. Se puso en contacto con nosotros y nos lo enseñó. Se titulaba El extravagante sistema electoral canario. Porque era algo que no se podía comparar con nada. En el tema de la desigualdad de voto, dentro del tipo de representación proporcional, Canarias es el último del mundo. En algunos sitios se cita más, se dice que es como el de Tanzania. No es así, es peor. No hace falta explicar mucho más.

— ¿Cuáles son las principales deficiencias de la fórmula canaria?

— Son muchas. Pero hay algo que quebranta la esencia de la democracia. Sin en democracia queremos igualdad, eso está quebrantando en Canarias. No hay igualdad en el valor del voto. Tampoco se está diciendo que la solución tenga que ser la igualdad total, lo que decimos es que entre la desigualdad manifiesta, la peor de las democracias mundiales, y la perfección absoluta, hay un trecho muy grande que se puede atender de una forma razonable. Eso es lo que estamos diciendo, no que se quede nadie sin su representación.

— ¿Es de los que discute que este sistema defienda realmente a las islas no capitalinas?

— Llevamos muchos años, tantos como tiene la autonomía, justificando esta desigualdad con ese argumento. Para ilustrar este argumento incorrecto decimos a la gente que se imagine que vamos todos los canarios al Congreso de los Diputados a decir que como estamos alejados del centro, tenemos dificultades y un atraso histórico, el Congreso nos tiene que dar el 20% de la representación de la Cámara para solucionar nuestros problemas. Nos van a decir que no en el Congreso, en Dinamarca o en Groenlandia. Se trata de conocer los problemas que padecen esas Islas y atenderlos haciendo una legislación adecuada para solucionarlos.

— ¿Que le parece la reforma del sistema enviada a Cortes por el Parlamento de Canarias?

— Hace 33 años que esperamos por una disposición transitoria del Estatuto. Volver a llevar, a través del Estatuto, para colocarlo de nuevo en una disposición transitoria, porque se va a quedar así, es no querer solucionar las cosas. Aparte de que no se van a conseguir las mayorías necesarias en el Congreso para aprobarlas. Esto es un deber de los parlamentarios canarios que tienen pendiente de resolver. Que primero hagan una ley en el Parlamento, y una vez hecha si quieren hacer más entonces sí que tendría sentido hacerlo a través del Estatuto. Es un asunto que debemos resolver desde aquí antes de plantearlo de nuevo por otras vías.

— El Gobierno de Canarias siempre recuerda que es un sistema constitucional...

— Lo que dijo el Tribunal Constitucional no es que fuera buena, sino que era constitucional. En el aspecto puro y duro de las barreras. Fumar es bueno, no. Pero es constitucional.

— Se han dirigido al Parlamento en varias ocasiones y nunca han obtenido una respuesta.

— Presentamos un manifiesto en 2012 y solo nos contestaron dos diputados. No tuvieron ni la decencia de darnos un recibido. Igual nos sucedió con los presidentes de los cabildos. Hay que contestar, aunque luego nos digan que no están de acuerdo.

— Esta movilización cuenta con el apoyo de fuerzas políticas...

— Pero acabamos antes nombrando a las que no apoyan el cambio, que son CC, PSOE y PP. Pero seguimos invitando a que se incorporen. Esto no es un tema político, con intereses concretos. Es un tema de derechos básicos democráticos, ¿quién puede decir que no cuando se pide más democracia? Hasta los propios partidos tienen un problema para explicar a nivel insular este tema. Llega el momento de afrontar las cosas, ya no pueden seguir ocultándolas; es un esfuerzo que tienen que hacer.