Vicente Ayala: "Vivimos el presente de nuestra profesión con la máxima intensidad, confiando en que siempre está por llegar un papel mejor"

CANARIAS7

Vicente Ayala forma parte, junto a Carmen Hernández y a Baltasar Isla, del reparto de 'Un hombre feliz', una propuesta teatral, producida por Eloísa González, bajo la dirección de Ramón Rodríguez Torres que se estrena esta noche en el Teatro Pérez Galdós.

En el Teatro Pérez Galdós últimamente se ha ofertado música, ahora vuelve a la escena teatral ¿Inquietos por actuar en este escenario?

Siempre actuar en un teatro con tanta historia y tradición crea cierta responsabilidad, pero sobre todo genera mucha ilusión pues aquí más que en ninguna situación se puede aplicar lo del “marco incomparable” para un estreno, que esperamos que sea fiel reflejo de todo lo que hemos trabajado y el entusiasmo con el que llegamos aquí.

El protagonista estudia un papel que ya no se va a representar ¿Forma parte del miedo de un actor, no volver a actuar?

Bueno, en principio el personaje no sabe que no va a volver a actuar y pone toda su energía en prepararse para la próxima función, y creo que esto nos pasa a todos los actores: vivimos el presente de nuestra profesión con la máxima intensidad, confiando en que siempre está por llegar un papel mejor. Esos miedos a “futuro”nos quedan muy lejos del día a día.

Contar con música en directo, con un quinteto de cuerda, da un plus al espectador ¿Cómo lo viven los actores?

Es como un regalo el que podamos contar con música en directo y poder sentir la vibración de esa música en el aire, junto a nosotros. En esta pieza la música nos acompaña, nos hace vibrar en algunos momentos y nos transporta en otros, siendo casi otro personaje más.

La inestabilidad emocional, con subidas y bajadas, está presente en la obra ¿Conecta de esta forma con las incertidumbres de la sociedad?

Yo, más que de sociedad, hablaría del individuo, de la persona, que se enfrenta a lo largo de su vida a ciertas situaciones en las que lo que creía cierto y seguro se transforma de pronto en otra realidad que lo puede llegar a sobrepasar. Pero luego nos reponemos y seguimos adelante basándonos sobre todo en la amistad y el amor a los que están cerca de nosotros.

Ramón Rodríguez, el director, genera un texto turbador para ponerlo sobre el escenario ¿Ha sido complicado el proceso de interpretación?

Sí. Es un texto que en una primera lectura te desborda emocionalmente y solo piensas en que quieres interpretarlo tú. Pero luego, en el proceso de ensayos te das cuenta de la dimensión y dificultad de lo que estas abordando. Pero Ramón es un excelente director de actores , lleno de paciencia, creatividad y cariño hacia los actores, y esoes todo lo que necesita un actor para llegar a buen puerto. Eso y muchísimas horas de estudio y ensayos.