Vendimia marcada por la humedad

El tiempo inestable que está reinando en el actual verano, con vientos racheadas cargados de humedad que han castigado principalmente las medianías isleñas, ha provocado la caída de producción de muchas vides isleñas, especialmente en las situadas en Santa Brígida, San Mateo, Telde y Valsequillo, lo que hace vaticinar una cosecha similar a la de 2006.

La inestabilidad atmosférica ha provocado, por ejemplo, que en los viñedos del Sur y Sureste de la Isla se haya adelantado la época de la vendimia en casi dos semanas, debido al fuerte calor reinante, por lo que San Bartolomé de Tirajana, Santa Lucía, Ingenio y Agüimes ya están en plena tarea, mientras que en el Centro-Norte se mantiene el día 2 de agosto como fecha de arranque de la recolección de las viñas.

Las rachas de aire frío han afectado sobre todo a los cultivos de Santa Brígida, San Mateo, Telde y Valsequillo, que los tienen ubicados en plena medianía, lo que ha originado la proliferación del mildium y el oidium, que afectará a la producción, dejándola con la calificación de regular, según los técnicos, que se curan en salud diciendo que habrá que esperar hasta el final para saber si se superan o no los 675.825 kilos de la cosecha del pasado año.

Las zonas donde el tiempo se ha mostrado más inclemente y las plagas han tenido una mayor incidencia, hasta el punto de que han tenido que acortarse los plazos de azufrado y tratamiento, son precisamente las de mayor producción de la isla, ya que Santa Brígida, por ejemplo, produjo en 2006, 153.285,15 kilos de uva, de las que un 65-70% se convirtieron en vino, mientras que San Mateo arrojó la cantidad de 87.007,99 kilos; Telde, 38.744,5 kilos; Valsequillo, 28.032,80 kilos y Gáldar, 12.510,5 kilos. Por el Sur destaca San Bartolomé, con 141.421 kilos.