Veinticuatro caballeros se transforman mágicamente en enanos

15/07/2005

Otra fiesta lustral más de la Bajada de la Virgen de las Nieves en La Palma. Otra marcha de los caballeros y otra milagrosa transformación de veinticuatro hombres altos como castillos en enanos juguetones que parecen incapaces de dejar de danzar.

Cinco pases de la Danza de los Enanos se convierten en el momento probablemente más esperado de las Fiestas.

Los caballeros marchan y cantan una melodía que varía en cada ocasión y cuya letra también cambia de fiesta en fiesta, para después desfilar hacia la pequeña caseta en el escenario de la plaza de Santo Domingo y desaparecer en uno de sus extremos.

Poco a poco y mientras los caballeros van entrando en la caseta, por el otro lado salen los famosos enanos, con sus enormes y característicos gorros napoleónicos, bailando al ritmo de una polca centenaria y pegadiza, interpretada por la banda municipal de San Miguel.

Un año más, la magia ha funcionado, encandilando a menores y mayores, y el secreto mejor guardado de La Palma sigue a salvo.

Sucedía esta tarde-noche en Santa Cruz de La Palma y los que se lo perdieron podrán intentar ser testigos de la mágica metamorfosis dentro de cuatro años otra vez.