Una tesis doctoral de la ULL se implanta en los hospitales canarios

EUROPA PRESS

Néstor Benítez Brito defendió a mediados de diciembre su tesis doctoral bajo el título 'Diseño de un nuevo cribado nutricional: método CIPA', un trabajo presentado por el alumno de la Universidad de La Laguna en la Sección de Medicina que se lleva desarrollando desde hace varios años en el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria y a partir de 2017 se implantará en otros tres. Gracias a los estudios realizados por el estudiante universitario se ha diseñado un nuevo sistema de cribado nutricional a nivel hospitalario que permite detectar la desnutrición hospitalaria o el riesgo de padecerla. La Desnutrición Hospitalaria (DH) se define como una situación clínica que afecta a los pacientes que ingresan en un hospital. Se debe al resultado de la compleja interacción entre enfermedad y nutrición, y resulta ser altamente prevalente, así como ignorada e infratratada. De hecho, la prevalencia de la DH oscila entre el 10% y el 85%, dependiendo del tipo de pacientes que sean analizados (ancianos, niños, pacientes médicos, quirúrgicos, oncológicos, etcétera), de la categoría del hospital donde son ingresados y de los marcadores de valoración nutricional empleados para su evaluación. En la mayoría de hospitales principales de España, y resto de Europa, no se suele realizar un cribado nutricional sistemático al paciente hospitalizado. En general, no hay suficientes medios disponibles, así como personal especializado que pueda someter a esta práctica totalidad de pacientes a una valoración nutricional. Bajo esta premisa ha sido defendida la tesis doctoral de Néstor Benítez, ya que hasta ahora no existía ninguna herramienta en Canarias que permitiera detectar la desnutrición o el riesgo de padecerla en los pacientes que ingresan en un hospital de las islas. Este sistema ha permitido observar inicialmente en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria un 23% de malnutrición o riesgo de padecerla. Además, estos pacientes desnutridos presentaban una semana más de estancia media, una tasa de reingresos precoces casi tres veces mayor, y una mortalidad tres veces mayor que los pacientes en buen estado nutricional. Estos datos son sumamente importantes en el ámbito clínico, ya que a partir de parámetros nutricionales se está detectando al paciente que responderá peor a su recuperación. Por otro lado, este trabajo ha aportado una nueva fórmula para calcular el Índice de Masa Corporal (IMC), un parámetro comúnmente utilizado para conocer el estado nutricional de un paciente. En los hospitales, numerosos pacientes ingresados no pueden ser pesados y/o tallados, y por tanto resulta imposible obtener datos de IMC. En vista de esta problemática, el alumno de La Universidad de La Laguna incorporó una nueva ecuación que permite calcular el IMC sin datos de peso y/o talla, sino que emplea para ello el dato de Circunferencia del Brazo (CB). Este artículo, y su fórmula (IMC = - 0,042 + 0,873 x CB (cm)), puede ser consultado en una de las revistas más importantes en el ámbito clínico (Plos One): https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4975446/ Finalmente, a la vista de los resultados que se han obtenido hasta ahora, así como la amplia carga bibliográfica que soporta la tórpida evolución clínica de los pacientes malnutridos, y los costes que ésta genera, el cribado nutricional CIPA ya ha sido instaurado en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, y se prevé que a lo largo del año 2017 se instauré en los otros tres hospitales principales de la Comunidad de Canarias