Una ruta arqueológica unirá los principales yacimientos canarios

23/04/2005

Una ruta arqueológica con fines investigadores, turísticos, divulgativos y educativos unirá los principales yacimientos canarios a partir de 2007, cuando estén concluidos los museos arqueológicos y centros de visitantes proyectados por el Gobierno de Canarias en todas las islas.

"Han pasado los tiempos en los que los lugares arqueológicos eran vistos como algo exclusivo para los investigadores o como una actividad que sólo consume recursos", indicó el director general de Patrimonio, Moisés Plasencia. "Ahora -agregó- los yacimientos arqueológicos se ven como una oportunidad económica y social que genera empleos y recursos en el entorno inmediato".

La implicación en este proyecto de ruta arqueológica de los departamentos de historia antigua de las dos universidades canarias, así como de los siete cabildos, permitirá ofrecer una visión integradora de la riqueza de los restos dejados por las culturas prehispánicas, indicó Plasencia.

El número de yacimientos diseminados por todas las islas "no es infinito, pero sí indeterminado", en palabras de Plasencia, y como no se pueden investigar todos la Dirección General del Patrimonio consensuará con universidades y cabildos un plan de investigación arqueológica con vigencia hasta 2007 coherente con la ruta y con una visión integradora.

Paralelamente, está en marcha la elaboración de cartas arqueológicas en cada municipio, a modo de inventario de todos los yacimientos, y por el momento se han concluido el 70 % de ellas.

Interpretación

Algunos de los yacimientos principales, como los de Belmaco y Zarza y Zarcita, en La Palma, cuentan desde hace años con centros de interpretación, también denominados museos de sitio, y otros están en ejecución.

El más próximo a inaugurarse, quizás en verano, es el de la Cueva Pintada, en Gáldar (Gran Canaria), uno de los yacimientos más importantes de las islas.

También para este año está previsto inaugurar el museo de sitio en El Julan, en El Hierro, en donde se ha construido la obra civil y está pendiente el equipamiento.

Para antes de 2007 estará listo el quinto museo de sitio proyectado, el de Sonsama, en Lanzarote.

La red arqueológica se completará con los museos arqueológicos de Tenerife, que es el Museo del Hombre; de La Gomera, que estará en la Casa Echevarría, dentro del casco histórico de San Sebastián; y el de Fuerteventura, que no tiene sitio definido, aunque se piensa en la Casa de los Coroneles, en La Oliva, como una posibilidad.

Los museos de sitio o centros de visitantes incorporarán tecnología avanzada, con ordenadores de autoconsulta, paneles de infografía o maquetas, y contarán con directores científicos de alto nivel, además de que habrá alojamiento para investigadores.

Junto a los museos de sitio, en los yacimientos se continuará la investigación de forma permanente, de manera que los centros tendrán actualizado su contenido.

Este "espacio arqueológico común" de Canarias, cuyas infraestructuras serán gestionadas por los cabildos, se va a completar con publicaciones que engloben información de la riqueza común, ya que actualmente la bibliografía es bastante segmentada y dispersa.

Turismo

El potencial turístico de esta red es interesante, porque va a ayudar a profundizar en la estrategia de especialización y diversificación de la oferta, comentó Moisés Plasencia.

Pero además hay un creciente interés internacional por los yacimientos canarios por parte de investigadores de países como Japón, Alemania y Austria.

Para el director general, la planificación común de la riqueza arqueológica canaria se está desarrollando en un momento óptimo, porque hay un plantel de investigadores que están en su madurez científica e intelectual y hay una generación de jóvenes arqueólogos muy motivados.

"El ritmo de investigaciones arqueológicas aumenta y cada vez se incorpora más la iniciativa privada", comentó el director general, quien explicó que la financiación pública de la red arqueológica está garantizada.

El plan sectorial de conservación del patrimonio, proyectado hasta 2010, tiene un presupuesto de 60 millones de euros, de los que aproximadamente 20 se dedicarán a la arqueología.

Para investigación básica, la Dirección General dispone para este año de 400.000 euros, un millón para 2006 y dos millones en 2007.