Una profesora de la ULPGC recibe la Medalla Americana por una investigación

07/08/2007

La profesora de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Julia Mirza ha recibido la Medalla de Honor Americana de Investigación en Biomateriales por sus estudios con niobio para implantes de cadera y rodilla para acelerar la óseo-integración y la óseo-inducción.

Julia Mirza aclaró hoy  que está "comprobando un biomaterial nuevo" compuesto por titanio, aluminio y niobio, y se mostró "muy satisfecha" con los resultados obtenidos tras calcular la dureza del nuevo biomaterial y su biocompatibilidad con el organismo, pues "han sido muy prometedores".

La doctora Mirza, que subrayó que el estudio fue nombrado por la Comisión Europea como uno de los mejores de 2006, ha investigado las causas de rotura de la cadera y de la rodilla y el motivo de rechazos de los implantes, que actualmente son de titanio, aluminio y vanadio.

La investigación, que se realizó durante la estancia de la doctora en el Instituto Federal de Investigación de Materiales de Alemania, contó con un equipamiento moderno que le permitió alcanzar resultados que han sido publicados en más de 25 congresos en un año.

Tras el éxito suscitado por este estudio, la ULPGC ha decidido liderar un proyecto de investigación de tres años de duración que pretende aplicar los descubrimientos de la profesora en animales para luego trasladarlos a humanos.

La doctora estima que los ensayos en animales podrían comenzar el próximo mes de noviembre en cerdos, aunque ya se ha realizado una prueba quirúrgica con la implantación de una placa en la rodilla de uno de estos animales.

Así, señala que el cerdo ha sido el animal escogido por ser el que cuenta con una "rodilla más semejante a la del ser humano".

La puesta en práctica de esta investigación se hará siguiendo un calendario de operaciones en el que se intervendrán tanto las patas traseras como delanteras del animal.

Mirza explicó que se trata de "cerdos experimentales" porque no sirve cualquiera para la investigación, ya que se debe seguir un estudio del animal dado que la grasa o el peso podrían alterar los datos de la investigación.

Esta fase práctica, manifestó, se está realizando con un grupo "muy heterogéneo" en el que se encuentran miembros del Hospital Clínico Veterinario de la ULPGC, médicos especialistas en implantes del Hospital Universitario de Tenerife, así como más de cien personas entre traumatólogos e ingenieros apoyados por nueve instituciones.