Una nueva norma amenaza con retrasos en los vuelos

ETIQUETAS:

Una nueva amenaza de retrasos se cierne sobre los aeropuertos españoles, ahora que se había instaurado la paz. Tras la entrada en vigor este sábado del Real Decreto 1001/2010 los controladores están sujetos a unos tiempos de descanso que les impiden trabajar mientras duren. Además las ajustadas plantillas dificultan cubrir los huecos.

La entrada en vigor ayer del Real Decreto 1001/2010 del 5 de agosto amenaza con poner fin a la tranquilidad de los aeropuertos españoles. Según señalan fuentes del sector, la entrada en vigor de esta norma provocará con toda seguridad retrasos en los vuelos. Y es que, a partir de ayer 1 de noviembre, cuando entró en vigor la norma los controladores deberán cumplir con unos amplios tiempos de descanso que les impiden trabajar mientras estos duren -aunque sean más de tres días-. Además, como las plantillas están muy ajustadas no hay personal suficiente del que tirar para dar un servicio tan óptimo como el de los últimos meses, en el que las demoras en el centro de control de Canarias se han reducido en un 80%, según estas fuentes.

El portavoz del sindicato de los controladores aéreos (Usca) en Canarias, Darío Díaz, reconoce que la situación va a ser muy complicada a partir de ahora. Según señala, los problemas irán aumentando a medida que pasen los días porque se irán acumulando retrasos. Actualmente suelen estar operativos ocho sectores (cada uno controla un trozo del espacio aéreo), que es trabajado por entre dos o tres controladores. Ahora con la nueva normativa se mantiene el número de controladores por sector, pero al no poder trabajar durante los períodos de descanso será imposible mantener los ocho abiertos y se reducirán al menos a seis.

«Al no poder controlarse todo el tráfico habrá vuelos que tendrán que esperar que sus aeropuertos de salida, generándose ahí los retrasos», señala Díaz. Según apunta, la actual plantilla de controladores en Canarias, integrada por unas 132 personas, requiere de unos 32 más para poder cubrir  a partir de ahora los ocho sectores en su totalidad (cinco de aproximación y tres en ruta). «Si con ocho sectores podemos controlar 1.000 aviones, con 6 serán 800 ó 900», indica Díaz.