Una exposición viste a 33 barbies con trajes de reina de carnaval de Tenerife

EFE

El diseñador Frank Romero ha vestido a 33 muñecas barbies con los trajes de otras tantas reinas de carnaval de Santa Cruz de Tenerife y los expone en una muestra que quiere servir de homenaje a las miles de personas que trabajan en su confección y diseño.

Así lo manifestó el diseñador en una entrevista con Efe en la que señaló que como carnavalero pensó que, ante la imposibilidad de reunir -por el espacio- a todas las reinas con sus trajes ganadores, preparó un proyecto para vestir a las muñecas con esos diseños.

En una primera edición exhibió los trajes desde 1979 hasta 2003 y en una segunda sumó los ganadores hasta el pasado año, años a los que se suma el traje de la candidata que en 1936 ganó lo que entonces eran las fiestas de primavera.

Con ello, agregó Romero, lo que ha pretendido es rendir un homenaje a todos los creativos del carnaval, a las reinas y a todos los que trabajan en los talleres "y aunque no se ven, trabajan muchísimo, incluso a veces más que los propios diseñadores, y no ven su reconocimiento por ningún lado".

Para Romero, la principal dificultad en el diseño de un traje de carnaval es el volumen, el trabajo que conllevan y la creatividad pero aún así para él es más fácil diseñar un traje de carnaval que uno de noche.

De la colección, Romero tiene su preferido que es la reina del carnaval de 1988, Laura Alberto Barroso, que lució una fantasía llamada "Cleopatra, reina del Nilo" y que representaba a la desaparecida Galerías Preciados.

Reconoció que aunque hay trajes más espectaculares, a este le une un especial afecto.

Sobre los cambios que se han registrado en los diseños a lo largo de estos años, el diseñador apuntó que los cambios de lugar de donde se han celebrado las galas han influido también en el volumen de los trabajos y recordó que las primeras fueron en el Casino de Tenerife para después pasar al Teatro Guimerá, a la Plaza de España y en los últimos años en el Recinto Ferial.

Relató que también los materiales han cambiado y antes los vestidos no llevaban ruedas, por lo que las candidatas tenían que hacer un enorme esfuerzo para soportar todo el peso de sus fantasías.

El diseñador afirmó que este hecho también ha provocado un cambio en las candidatas que si antes tenían mayor complexión física, ahora son más delgadas y suelen lucir sus fantasías acompañadas de alguna interpretación de acuerdo con el vestido.

La muestra fue inaugurada ayer en la sala de exposiciones del Parlamento de Canarias.