Una experta asegura que la integración de la inmigración es difícil

27/10/2006

La integración de los inmigrantes en España y el resto de Europa presenta dificultades, entre otros motivos, debido a que el fenómeno de la inmigración "todavía se percibe como algo pasajero", por lo que "no hay una adecuación estructural a los cambios y sólo se improvisa".

ETIQUETAS:

Así lo afirmó la experta en Migración y Mediación Intercultural Fadhila Mammar, quien pronunció la ponencia inaugural del IV Encuentro Convivencia y Diversidad, organizado por el Consejo Español de la Juventud y que desde hoy reúne en Melilla a setenta jóvenes para debatir sobre la realidad española y europea en materia de inmigración.

Mammar afirmó que si bien se está intentando "hacer mucho", todavía persiste una percepción de la inmigración "como algo pasajero". "No han cambiado las estructuras, no hay una adecuación institucional suficiente para apoyar la integración si hablamos a nivel de Estado y de Unión Europea, todavía estamos en la improvisación, que es lo que crea problemas, y no tenemos una ley común europea, sólo medidas, e improvisación pero sin una adecuación estructural a los cambios", argumentó.

Respecto al papel de los jóvenes, sostuvo que "tienen muchísimo que decir en materia de inmigración", aunque el marco actual "es complicado y no muy propicio, porque los jóvenes en general no tienen su lugar en esta sociedad española".

Los jóvenes españoles enfrentan problemas aún no resueltos como el de la vivienda, la carestía de los estudios o los espacios de ocio, y por ello "cuando hablamos de jóvenes extranjeros ya llueve sobre mojado", advirtió la experta. También defendió que la integración "es una cuestión de corresponsabilidad" y no será efectiva si se considera que el problema "es sólo de los inmigrantes o la culpa sólo la tienen las leyes y el Estado".

"La sociedad española también tiene que estar implicada, es una cuestión de todos", agregó.

El IV Encuentro Convivencia y Diversidad, que se prolongará hasta el próximo 29 de octubre, tiene como objetivo "generar un espacio de convivencia y de intercambio de experiencias entre jóvenes de organizaciones del Consejo Español de la Juventud, organizaciones de jóvenes extranjeros y jóvenes con un perfil potencial como líderes en su barrio o comunidad".

Según los organizadores, se trata de "profundizar en los estereotipos y prejuicios que sentimos en el día a día respecto a jóvenes de diversa procedencia, etnia o cultura", además de "reforzar la red de trabajo en torno a proyectos juveniles que integren la interculturalidad en sus principios de actuación".