Telde

Una edil paga de su bolsillo una deuda municipal con Hacienda

La desesperación ante una pérdida más que segura de subvenciones para planes de empleo llevó este miércoles a la edil de Desarrollo Local, Soledad Hernández, a pagar de su bolsillo una deuda municipal de 2.115,95 euros con la Agencia Tributaria. El plazo para recibir los fondos expiraba este jueves y las obligaciones con Hacienda lo impedían.

Cuando ya parecía que en Telde nada podía sorprender, este miércoles tuvo lugar un caso insólito en el Ayuntamiento. La concejal de Desarrollo Local, Soledad Hernández, decidió abonar a través de su cuenta bancaria personal hasta ocho cartas de pago pendientes del consistorio con la Agencia Tributaria que iban desde los 25 hasta los 607 euros. En total sumaban 2.115,95 euros y provenían de deudas de diferentes conceptos. Entre ellas de Aguas de Telde, otra derivada de espacio radioeléctrico, de la emisora municipal o de intereses de demora.

La concejal no tiene muy claro que pueda recuperar esta cantidad de dinero, pero tomó la decisión de hacerlo apoyada por sus compañeros del PSOE, especialmente del portavoz, Alejandro Ramos, que alaba el gesto de responsabilidad que tuvo. En el caso de que el consistorio no se lo reintegre, el partido podría hacerlo.

Hernández hizo esta inusual acción en un momento de desesperación al comprobar que el Ayuntamiento no iba a pagar de forma inmediata las obligaciones debido a los farragosos trámites burocráticos y la deuda con Hacienda impedía que cualquier concejalía pudiera recibir subvenciones. La más perjudicada era la de Desarrollo Local, por eso asumió costearlo. El plazo para optar a cinco Programas de Formación en Alternancia con el Empleo (PFAE), de 250.000 euros cada uno, acaba este jueves a primera hora y era necesario tener el documento de estar libre de deudas con organismos públicos. El Servicio Canario de Empleo le exigía el certificado y este miércoles, tras pagar la deuda, pudo obtenerlo de la Agencia Tributaria. La edil es consciente de que el municipio no se puede permitir perder ayudas, especialmente destinadas a fomentar el empleo cuando existe una alta tasa de paro.