Borrar
Una diabética frente al Everest

Una diabética frente al Everest

Domingo, 2 de septiembre 2012, 19:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La vida de Elena Eggers, de 39 años, dio un giro inesperado hace casi una década. Alpinista aventurera, y esposa de Javier Cruz, el primer grancanario en alcanzar la cima de un 8.000 en 2002, le fue diagnosticada diabetes en su primer embarazo. La enfermedad, por prescripción médica, la retiró de la alta montaña y le generó una dependencia que condicionó desde entonces su rutina diaria.

«Dejé de hacer deporte por la diabetes. Llegó un momento en que solo irme de acampada a Tamadaba me generaba ansiedad, me daba miedo no tener cerca un centro de salud. Pero llegó la oportunidad de ir al Aconcagua en 2010 y me planteé hacerlo para volver a sentirme segura e independiente», recuerda Elena que, como entonces, inició ayer la expedición al Kala Patthar (5.700 metros) y la base de la mítica cumbre del Himalaya de la mano de Josu Feijoó, el primer diabético del mundo en llegar sin ayuda a los Polos, a la cima del Everest y a las siete cumbres más altas del mundo.

«El objetivo de pruebas como esta es la de perfeccionar los glucómetros, que son los medidores del azúcar en sangre, controlar la congelación de las insulinas a más de 3.000 metros y experimentar el efecto que produce en las personas», subraya Elena, miembro de un grupo de seis personas que empleará un novedoso sistema de telemedicina desarrollado por Telefónica y auspiciado por el Consejo Superior de Deportes.

«Nuestras mediciones de azúcar se recogerán por bluetooh en una tableta que, con una aplicación, se enviarán vía satélite a nuestros endocrinos. Estaremos en el corazón del Himalaya controlados por nuestros médicos. Esta experiencia servirá para aplicarla en pueblos lejanos a hospitales y que los enfermos estén permanentemente conectados sin tener que desplazarse», describe Elena, convencida de la utilidad de la hazaña: «Queremos demostrar que un diabético puede tener calidad de vida».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios