ETIQUETAS:

Blat es el único vodka del mundo con 0% impurezas y se fabrica hace 6 años en una destilería de Ingenio, que guarda celosamente su fórmula secreta. Se vendía solo en los principales locales de Nueva York, pero ahora se expande por Europa y Canarias, donde en 6 meses las ventas se han cuadruplicado por el boom de la coctelería.

Blat,  catalogado por las autoridades sanitarias de Estados Unidos como el vodka más puro del mundo y es, por ello, que  no deja resaca, lo elaboran los hermanos Esteban y Fernando Banús en una destilería del municipio grancanario de Ingenio desde hace seis años,  aunque son la tercera generación de una familia que destila alcoholes desde el siglo XIX en Tarragona. 
En seis años, este vodka advance se ha  granjeado la fama en las mejores barras de los locales de moda y de famosos de Manhattan y de todo Nueva York, primera ciudad donde se empezó a comercializar.  Un cliente fidelizado a la marca es la familia heredera del multimillonario William Randolph Hearst, inmortalizado en el filme Ciudadano Kane.
Ahora Blat  ya se abre paso también en Alemania, Suiza, París e Inglaterra, y últimamente en la Península. En Canarias ha irrumpido desde hace un año y lo ha hecho con ganas. Tanto es así que en los últimos seis meses las ventas se han cuadruplicado, explica el gerente de la empresa que lo elabora, Kilian Betancor, que achaca esta fiebre por esta marca «a su máxima calidad, pues se trata del vodka más puro del mundo  y a la incursión con fuerza de la coctelería entre los hábitos de consumo, sobre todo, en la capital grancanaria».
Y no es casualidad que Blat sea el mejor vodka del mundo. Para  su elaboración debe pasar por diferentes procesos de destilación y filtración,  en los que se van eliminando partes «que otros productores no saben quitar», explica Betancor. «Así conseguimos un vodka totalmente limpio y, de momento, el único puro 100% del mundo gracias a la fórmula de destilación que guardan celosamente sus propietarios», agrega el directivo.
Resultan fundamentales los productos para la  elaboración del vodka, «como el trigo ecológico y  el agua de las galerías subterráneas de Ingenio, de primera calidad», agrega Betancor.