Un turista español y otro italiano tiroteados por error por la policía brasileña

27/09/2007

Un turista español y uno italiano sufrieron heridas de bala al ser tiroteados hoy por agentes de la policía en la ciudad brasileña de Fortaleza que supuestamente los confundieron con ladrones en fuga, informaron fuentes oficiales.

Los dos europeos, que iban con una mujer española y otra brasileña que resultaron ilesas, estaban en un vehículo que la policía de Fortaleza dijo haber confundido con el de unos asaltantes en fuga.

El incidente ocurrió en la noche del miércoles al jueves en Fortaleza, la capital del estado de Ceará (nordeste del país) y que se ha convertido en importante destino turístico por sus playas y su permanente clima tropical.

El español Marcelino Ruiz, de 38 años, recibió un balazo en la columna y corre el riesgo de quedar parapléjico, dijo un portavoz del Consulado honorario de España en Fortaleza.

Ruiz había llegado a Fortaleza pocos minutos antes del incidente acompañado por otra española que no quiere ser identificada hasta hablar con sus familiares, para pasar algunos días de vacaciones en la ciudad.

Ambos fueron recogidos en el aeropuerto por el italiano Innocenzo Brancatio, amigo de la pareja, quien sufrió una herida en el brazo de menor gravedad, y por la esposa de este último, la brasileña Denise Campos.

El coche en que las dos parejas se dirigían a la residencia del italiano, un Hilux negro, supuestamente fue confundido por la policía con otro de la misma marca y el mismo color que acababa de ser utilizado para un asalto.

La policía alega que pidió en dos oportunidades que el conductor del vehículo se detuviera y que, ante la negativa de éste, procedió a disparar contra el automóvil.

Los turistas, por su parte, afirman que no recibieron ninguna advertencia antes de que los policías comenzaran a disparar.

El vehículo ocupado por las parejas quedó con marcas de 18 perforaciones de balas, que también destruyeron dos de los neumáticos del automóvil.

El español fue ingresado inicialmente en un hospital público y transferido hoy a una clínica particular con mejores condiciones de atención, según la fuente diplomática consultada.