Un policía medioambiental patrulla ya en el municipio

El alcalde de Arucas, José María Ponce, preocupado por los delitos ecológicos que se cometen en el municipio, ha decidido atajar el problema. Para ello está patrullando ya un policía urbanístico con competencias medioambientales. Acabar con los vertidos incontrolados, perfectamente localizados, será uno de los principales objetivos de este policía ecológico.

Por el momento sólo un agente se dedica en exclusiva a perseguir las infracciones medioambientales, pero no se descarta ampliar el número en un futuro.

A su vez, Ponce propondrá al Cabildo grancanario medidas de choque para mejorar la gestión del punto limpio, de carácter comarcal. En un intento de que los usuarios no dejen los viejos enseres a las puertas del recinto, Ponce solicitará que se aumente el cupo de residuos permitidos.

Temas

Arucas