Las Palmas de Gran Canaria

Un mástil sin bandera

Fue uno de los objetos de mayor polémica pre-electoral entre PP y PSOE. La gran bandera de Gran Canaria que el entonces presidente del Cabildo insular, José Manuel Soria, colocó en la Fuente Luminosa, despertó filias y fobias. Desde los amantes del amarillo y azul que alabaron la idea del líder popular, hasta los que criticaron hasta la saciedad el llamado despilfarro del siglo al gastar 351.000 euros en un simple símbolo decorativo.

La llegada de los socialistas ocurre cuando la bandera ya estaba bajada. Había quedado a la luz un único mástil tan alto como un edificio de 20 plantas en esta señera zona de la capital, todo ello justificado por los elevados costes de su mantenimiento. Hay que recordar que, en el corto periodo de tiempo que estuvo izada, se cayó dos veces y se sustituyó otras tantas por la bandera de España en celebraciones de carácter nacional.

Seis meses después, el debate sigue abierto. ¿Qué hacer con la bandera? Desde Canarias7.es le planteamos esta duda a nuestros lectores para que propongan sus alternativas y den su opinión sobre uno de los asuntos que más dio de hablar desde que fuese colocada el 30 de septiembre, hace más de un año.