Un gran escándalo inmobiliario salpica a los Rachid en El Aaiún

29/08/2008

El contencioso ya está en Rabat, en la sede del rey Mohamed VI. Varios notables de las tribus y grupos más influyentes de El Sáhara, han denunciado ante Palacio las operaciones inmobiliarias de la familia Rachid, una de las más ricas de la ex colonia, en detrimento de los más pobres.

La presuntas apropiaciones de suelo de la familia Rachid en la capital administrativa de El Sáhara Occidental, El Aaiún, son conocidas desde hace al menos dos años, pero ha sido ahora cuando un grupo de notables ha dado el paso de denunciar.
El periódico Assabah, editado en lengua árabe en Marruecos, acaba de publicar la pasada semana, las operaciones inmobiliares, posiblemente ilegales, del presidente del Consejo Real para El Sáhara (Corcas), Jalihenna Uld Rachid; de su hermano, Hamdi, con cargos políticos de relevancia; y de su sobrino, Brahim, presidente del Consejo Regional de El Aaiún.
Según el rotativo (uno de los que ha crecido en ventas en el último año), los Rachid pudieron apropiarse de 130 parcelas de suelo público de El Aaiún que tenían como uso la construcción de plazas y espacios públicos en las barriadas de nueva creación, con el fin de mejorar el exponencial crecimiento demográfico que experimenta la ciudad (unos 350.000 habitantes).
Al parecer, las parcelas fueron cedidas bajo dudosa legalidad a unos intermediarios que las vendieron, con posterioridad, a la misma persona, que ha podido acaparar la totalidad de las propiedades.
Los notables urgen a la investigación, sobre todo, quieren conocer cómo se practicaron las concesiones de suelo público. Algunos de los intermediarios, según el periódico, ya no residen en la capital saharaui. Los notables denunciaron las operaciones ante las instituciones locales, pero sin resultado alguno, ya que los Rachid «ejercen una gran influencia». «Por esa razón», han acudido a solicitar el arbitraje real. El periódico calcula que se han movido «millones de euros» en las cesiones.

España, El Sáhara, Marruecos. Jalihenna Uld Rachid lleva 35 años en los más alto de la política internacional de Marruecos hacia El Sáhara. Primero sirvió a Franco en la creación del PUNS; después, a Hassan II, bajo cuyo reinado fue ministro 11 años y, ahora, con Mohamed VI es desde 2006 el presidente del Corcas, un organismo que maneja 5 millones de euros anuales.