Un experto asegura que el humor isleño está basado en el lenguaje

04/12/2014
ETIQUETAS:

El profesor titular de Lengua Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Juan M. Pérez Vigaray ha asegurado que el humor que se hace en las islas está basado en cómo se emplea el lenguaje, y ha lamentado que todo lo que se escucha en televisión, incluso en los informativos locales o regionales, usa el español de forma "monótona y sin acentos".

  Así lo ha aseverdado durante la tercera conferencia del ciclo 'El Español de Canarias' que ha puesto en marcha la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno y la Academia Canaria de la Lengua.

  El profesor Vigaray analizó en su exposición el programa 'En Clave de Ja' para explicar que "todo lo que oímos en televisión, incluyo las ediciones regionales de los informativos, usan un español muy monótono, en donde se exageran las eses y no se detecta acento alguno".

  En su opinión, este proceso de universalización lingüística es "realmente peligroso" y cree que responde a una "motivación económica". Esto, explicó, lo ha detectado uno de sus alumnos, que ha decidido realizar su trabajo de fin de grado sobre un estudio respecto a las cuñas que se emiten en una importante emisora en las islas, en donde todos los anuncios usan un español que no se habla en Canarias, incluso aquellos institucionales de Gobierno o Cabildos.

  El profesor indicó que en la actualidad Internet se ha convertido en un fenómeno importante y cómo ahora está muy de moda realizar doblajes de películas con acento canario. "En ocasiones estos vídeos superan el millón de visitas y yo estoy seguro que el visionado de estos montajes, que en ocasiones están muy bien realizados y tienen su gracia, afecta a la consideración que tienen los jóvenes sobre nuestro lenguaje", observó el experto.

  Desde su punto de vista, en general el humor incide profundamente en ello, y la burla ligada al idioma es común en todas las sociedades y culturas. "Nosotros contamos con grandes humoristas costumbristas como José Luis Calero o Manolo Vieira", confirmó el profesor Vigaray, que añadió que la caricatura "no sólo sirve para subyugar, sino también para que los pueblos se reivindiquen".

'Clave de Ja'

  El autor se centró en 'Clave de Ja' para exponer todo lo que no se debe hacer. El profesor eligió este espacio porque posee un 20% de cuota de pantalla y se mantiene año tras año; posee una gran variedad de personajes y quería ver si su uso del lenguaje afecta al prestigio lingüístico. Para realizar un análisis de este programa, el ponente eligió a cuatro personajes: Chona, Ginés, Chonita y Eloísa, y cuatro episodios al azar.

  En primer lugar, Vigaray explicó que en los materiales analizados se constata que la aspiración es la norma general, aunque en los personas que representan a la clase baja o popular (Chona y Ginés) es mucho más exagerado. En los personajes de clase más alta o culta (Chonita y Eloísa) incluso se esfuerzan para evitarlo. "De este modo podemos comprobar cómo antes pronunciábamos las eses cuando queríamos imitar al peninsular y ahora lo hacemos cuando queremos imitar a un canario culto o para denotar autoridad", comentó.

  Si se analiza el vocabulario que se usa en dichos episodios, "encontramos gran cantidad de canarismos y términos que expresan cierta identidad, como clíper o suspiros de Moya; frases hechas tales como chacho, chacha..., jalar la mano o mi niño; numerosas palabrotas o directamente palabras mal pronunciadas y absurdas", enumeró el ponente.

  También existe una sección denominada el diccionario canario-peninsular de Doña Carmela. "En ella Eloísa lee varias definiciones y Carmela responde con su palabra canaria correspondiente. Esto genera grandes carcajadas entre el público como si aquello fuera un circo y las palabras canarias los payasos", observó el experto.

  El profesor Vigaray concluyó lamentando el "enorme daño" que esto ocasiona a la consideración del lenguaje de las islas. "De este modo se identifica al español de Canarias como un uso vulgar del lenguaje y el vocabulario canario con el analfabetismo. Esto tiene una incidencia directa en el valor que le damos los canarios al uso de la lengua", concluyó.