Un estudio revela que el agua con gas Firgas es buena para el corazón

02/07/2010

El agua con gas de Firgas es aconsejable para reducir el estrés y la frecuencia cardiaca en contra de lo que los propios médicos de cabecera recomendaban. Un estudio científico aconseja el consumo de este agua y revela que no afecta ni a la tensión ni a la presión arterial.
Hasta ahora, los propios médicos de cabecera recomendaban a sus pacientes no consumir el agua con gas de Firgas por el supuesto peligro que tenía para el corazón. Sin embargo, un estudio científico desarrollado por el cardiólogo de la Sociedad Canaria de Cardiología, Carlos Culebras, ha demostrado que el agua Firgas con gas contribuye a reducir la frecuencia cardiaca, y por tanto, a disminuir el estrés en las personas que sufren hipertensión y enfermedades cardiacas.
Tanto Culebras como Vicente Nieto, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Insular, y la vicesecretaria del Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas, Marta León, afirmaron ayer que el estudio se ha realizado para «desmitificar leyendas» que no son ciertas, y demostrar que los pacientes con hipertensión pueden seguir bebiendo este agua. Según Culebras, el agua Firgas «no afecta a la presión arterial, no empeora la calidad de vida ni los resultados analíticos de las personas que la toman».
Además, no aumenta el nivel de sodio tal y como se pensaba. De hecho, Culebras explicó que el éxito del agua de Firgas con gas radica sobre todo en la cantidad de iones que contiene (como el sodio y el magnesio) y los buenos resultados que produce la relación entre ellos.
Para llegar a esta conclusión, se analizó durante 10 días el estado de salud de 30 personas de unos 60 años, con hipertensión severa y cardiopatía isquémica. Los pacientes tomaron agua sin gas algunos días y luego hicieron lo mismo con agua Firgas con gas.

Tensión menor.
Tras analizar qué cambios se producían en los pacientes con la ingesta del agua, se determinó que se producía una bajada de presión en la tensión arterial sistólica media cuando se les administró agua de Firgas con gas, y por tanto, el estrés era menor en estos pacientes.
El motivo para elegir el agua Firgas con gas para realizar el estudio se debió a que la «leyenda urbana» en contra de su consumo no se daba en otras marcas de agua, y ésta, tal y como comentó Vicente Nieto, estaba más «vilipendiada».
El jefe del servicio de Cardiología del Hospital Insular también cuestionó las recomendaciones de algunos médicos contra el consumo de este agua, y recordó varios ejemplos en los que se comprobó lo contrario. «En su momento, se dijo que el mejor aceite era el de maíz, y luego se comprobó que era el de aceite de oliva. Son leyendas».

 

No afecta al riñón. El estudio realizado por cardiólogos del Hospital Insular demuestra que la ingesta de agua Firgas con gas tampoco afecta a la función renal. El análisis de orina realizado a los pacientes indicó que no había diferencias significativas en cuanto al volumen de orina, ni en cuanto a la función renal, ni en los niveles de sodio, calcio, glucosa y ácido úrico. Con respecto a los síntomas que presentan comúnmente los pacientes con hipertensión severa y cardiopatías, se reitera que durante el periodo experimental no hubo diferencias en la capacidad funcional o en el dolor de pecho. Durante el ensayo, tampoco hubo hinchazón de pies ni se presentaron afixias.