Un cayuco ataca con molotov

10/04/2007

La patrullera Río Duero de la Guardia Civil vivió una situación muy difícil el pasado miércoles. La embarcación que colabora con el dispositivo de la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex) localizó un cayuco cerca de las costas de Mauritania. Su misión era proceder al rescate de los inmigrantes y devolverlos a la costa, sin embargo fueron recibidos con cócteles molotov.

a misión del Frontex no es otra que evitar la salida de cayucos de las costas africanas para salvar vidas. Muchos son los inmigrantes que mueren en las aguas del Atlántico en su intento por buscar un futuro mejor en Europa. Sin embargo, los irregulares que viajaban en una pequeña embarcación con proa a Canarias no quisieron ser rescatados y atacaron a una patrullera de la Guardia Civil, la Río Duero.

Al localizar el cayuco la patrullera intentó acercarse para proceder a la interceptación y rescate de la embarcación. Al llegar hasta ella se encontraron con algo inesperado, los inmigrantes les esperaban con cócteles molotov que lanzaron contra la patrullera española. Ante la hostilidad y el peligro, los agentes de la benemérita decidieron acercarse en una zodiac al cayuco para intentar razonar con los inmigrantes y explicarles cuál era la situación y que la única intención que tenían era rescatarles y devolverles a Mauritania, de dónde habían partido.

En esta ocasión los inmigrantes atacaron a la embarcación tipo zodiac con objetos punzantes que tenían a mano para evitar la intervención de los agentes de la Guardia Civil. Ante el peligro de naufragar, los agentes se alejaron del cayuco que logró huir en dirección a Canarias.

Finalmente la embarcación logró alcanzar las costas canarias. Concretamente llegó al puerto de Arguineguín en la madrugada de ayer tras ser localizada navegando por aguas del sur de Gran Canaria . Un agente de la Guardia Civil se traslado desde Mauritania al Archipiélago y logró identificar a algunos de los atacantes que se encontraban en el grupo de 57 inmigrantes irregulares, dos de ellos menores de edad.

El siguiente paso tras la identificación será su traslado a Mauritania donde serán juzgados por el ataque perpretado a una patrullera de la Guardia Civil que actuaba en una misión de rescate dentro del dispositivo de la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex) con sede en varsovia y que se coordina desde Las Palmas de Gran Canaria.

Sáhara. Por otro lado, trece de los diecisiete inmigrantes que llegaron ayer en una patera a la costa del sureste de Gran Canaria han asegurado a la Guardia Civil que son saharauis y han presentado documentación que así lo acredita.

Estos trece inmigrantes arribaron a las 1.30 horas en una patera a la playa de Arinaga, en el municipio grancanario de Agüimes, junto a otros cuatro que han declarado a la Guardia Civil que son marroquíes.

La barquilla en la que viajaban los 17 inmigrantes, entre los que hay tres menores de edad, logró regresar a las costas del norte de África, de donde partió, conducida por un patrón, según la versión que han ofrecido sus ocupantes. Una patrullera del servicio marítimo de la Guardia Civil ha rastreado la zona a la que llegó la patera y hasta el momento no ha encontrado ninguna embarcación vacía, agregaron las fuentes del instituto armado. Esta es la tercera embarcación con inmigrantes que arriba a Canarias, concretamente a la provincia de Las Palmas.