Un canario con 200 viajes al Ártico

ETIQUETAS:

¿Quién es más rápido? ¿Usain Bolt  en una pista de atletismo o un oso polar sobre el hielo? ¿Y por qué hay que quitarse ropa y revolcarse en la nieve cuando uno se cae en un mar helado? Aunque parezca mentira, estas y otras respuestas las tiene un canario, José Manuel Naranjo, que ayer encandiló en San Juan con sus aventuras.

Se las dio él a los alumnos en las charlas que ayer ofreció en el IES José Arencibia Gil en el marco del IV Encuentro Intercentros. Le escucharon chiquillos de ese instituto y de los colegios Adelina Flores, San Juan y Plácido Fleitas. Tiene acento peninsular, porque siendo él muy niño sus padres se trasladaron a Madrid, pero sus orígenes están en Telde, de ahí que accediera encantado a contar sus experiencias a lo largo de 20 años de trayectoria profesional vinculada al Ártico.

Hizo memoria y calcula que ha estado más de 200 veces, a razón de 4 o 5 al año, además de dos veces en el Polo Norte geográfico y otras dos en el magnético. También ha estado en el Polo Sur.  Desde 1998 organiza expediciones para viajeros y desde hace siete años coordina una agencia especializada, Mundo Ártico.

¿Y por qué un canario tan apasionado por un mundo tan frío? «Porque me fascinan los espacios abiertos, esos horizontes infinitos, y porque disfruto con el silencio y esos pequeños sonidos, como la pisada o el latido del corazón, que allí se magnifican; me da una paz increíble». Su currículum no cabría en esta página, pero huye de la competitividad o de los récord, a pesar de que tiene unos cuantos. Solo aspira a superarse a sí mismo y a hacer más accesible a todos los públicos el Ártico, que ese sueño que él ha podido cumplir esté al alcance de más gente. Él se ofrece de guía sobre paisajes de hielo y nieve. «Llevando el equipo adecuado, cualquier persona puede estar a 30 grados bajo cero», explica.

En su agencia ofertan viajes incluso para familias con niños. Y ha notado aumento en la demanda. Cada vez interesan más estos viajes gracias a la televisión y a Internet y porque la gente busca aventuras distintas. «Se organizan expediciones a Marte pero hay territorios del Ártico nunca pisados por el hombre».