Un bólido de fuego y gran estela verde roza Canarias y cae al mar

ETIQUETAS:

El Observatorio Astronómico de Temisas (OAT) fue uno de los escenarios del avistamiento de un bólido en caída con gran estela verde y más grande que la media habitual que fue avistado en todo el Sureste grancanario incluido el aeropuerto, Teror, o la capital, e incluso desde otras islas. Es el segundo fenómeno de este tipo en Canarias, y ninguno ha caído en tierra. Éste acabó en el mar frente a San Felipe.

Eran las 20.00 horas del domingo día 8 cuando la conductora de un vehículo que transitaba por la GC-1 Sur-capital pegó un frenazo y paró el vehículo en el arcén al ver la gran bola de fuego con enorme estela verde brillante que sobrevolaba el aeropuerto. Confesó que se estremeció y esperó escuchar un enorme estruendo por un inminente impacto. Todo fue en cuestión de 4 segundos, el mismo tiempo en que el astrónomo del Observatorio Astronómico de Temisas, Israel Tejera, veía el mismo espectáculo pero a 900 metros de altitud. En redes sociales voló la noticia y el director de Meteoritos Canarias, José García, pedía en el Facebook del OAT testigos para que aportaran datos que ayudaran a su localización.
El lunes 9 ya había multitud de testimonios de personas que lo habían visto desde distintos puntos de Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife. A estas se sumaba la declaración de un piloto en maniobra de aproximación con la aeronave a la pista del aeropuerto de Grana Canaria, que alertaba del paso «de un objeto luminoso como un volador». Finalmente, el  Servicio de Seguridad aérea del mismo Aeropuerto confirmaba el fenómeno.
Tras recopilar las coordenadas.  García determinó que se trata de una roca de fuego de color verde azulado por su composición de magnesio, que pesaba 600 kilos antes de entrar en atmósfera y que se desintegró antes de tocar el mar con un peso de 3 kilos en su trayectoria de Sureste a Noroeste a 100 millas de la costa frente a San Felipe,, en Guía.