Un baifito con tres patas sin complejos

Carlos Sixto De Inza Serrano
CARLOS SIXTO DE INZA SERRANO

Antonio Perdomo es un ganadero de Tinajo que entiende de cabras y a pesar de todo, aún se sorprende de un fenómeno poco común, que no deja de ser una anécdota entrañable. Tiene que ver con que hace menos de un mes una de sus cabras dio a luz a un baifito con sólo tres patas.

El animal nada más nacer lejos de amilanarse enseguida echó a andar a saltitos y se unió al resto del rebaño como si nada. «Corre como el resto, como si no le faltara una pata y no se queda atrás», explicó ayer su dueño.

El baifito es tan simpático que ya tiene nombre. Antonio le llama Chovito, «corre como un quíquere y no tiene reparos». Antonio, a pesar de haberse desprendido del ganado por imposibilidad de continuar con el negocio lácteo, se ha quedado en su parcela con unas cuantas cabras para uso propio, entre ellas este baifo, al cual ha cogido cariño. «Antiguamente, ya vi algún otro caso de algún animal con sólo tres patas, pero no es algo que sea muy corriente».

Temas

Tinajo