Turismo y crudo, en paz

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

En Tarragona lo tienen claro: la convivencia entre la actividad petrolera, con extracción de petróleo a unos 40 kilómetros de la costa y planta petroquímica junto a la ciudad, y el turismo es perfecta. Esa fue la conclusión de un encuentro que CANARIAS7 mantuvo anoche con representantes institucionales y empresariales.

Tal y como se adelantó en un reportaje publicado en CANARIAS7 el pasado 1 de abril, en Tarragona «nadie se plantea un conflicto entre el turismo y el petróleo». La frase la pronunció anoche Begoña Floria, teniente de alcalde de Tarragona, dirigente local del Partido Socialista de Cataluña y concejal responsable, entre otras competencias, de medio ambiente y playas. Floria estuvo en un encuentro organizado por la compañía petrolera Repsol y en el que otros representantes de la sociedad tarraconense intercambiaron opiniones con periodistas canarios.

En el encuentro también estaban Mercedes Pablo, directora general de la Cámara de Comercio de Tarragona y durante años directora del parque temático Port Aventura; Esteve Ortiz, presidente de la Cofradía de Pescadores de Tarragona; y Ricardo Lahoz, director de Radio Tarragona, así como representantes de la compañía Repsol.

Fue precisamente Mercedes de Pablo quien, desde su experiencia durante años al frente de Port Aventura, subrayó cómo esa convivencia entre el turismo y la actividad de la petrolera no representaba problema alguno. De hecho, agregó, muchos de los turistas que llegan cada año a Tarragona ni siquiera se enteran de que hay una plataforma en la que, desde 1982, se extrae petróleo. Y no se enteran porque, de entrada, no se ve desde la costa.

Begoña Floria, como edil con competencias en el área de playas, hizo hincapié en que la actividad de Repsol al extraer petróleo no conlleva daños en la costa. Recordó en ese sentido cómo el vertido registrado en 2010 -el incidente más grave en los años de explotación en la zona- no supuso que el crudo llegase a la costa. En este punto, tanto el representante de los pescadores como los integrantes del área de comunicación de Repsol presentes en la reunión explicaron que el crudo que se extrae en una plataforma «no es como lo que se vio en el Prestige». Se trata de un material que se diluye con facilidad en caso de vertido, a lo que se unió en ese caso la rapidez en la activación de los protocolos de limpieza desde barcos.

En el encuentro, la representante del Ayuntamiento destacó cómo ha sido precisamente el Partido Popular quien en las últimas fechas ha recuperado, en boca de su concejal y diputado Alejandro Fernández, una dicotomía entre la actividad industrial y la turística. Se apoyó el citado cargo público del PP en la frase de que quería para Tarragona un modelo de ciudad «como San Sebastián, y no como el de Ferrol», algo que ha molestado a la patronal turística tarraconense, que considera superado ese debate. «Tarragona vive de los dos sectores, el turístico y el industrial. En los años 90 se planteó la guerra entre la industria química y la turística y eso está más que superado», sentenció Floria.