Tres toneledas de basura menos en la mar del norte

23/03/2016

Las playas del municipio de La Oliva este año estaban menos sucias que el pasado, según conclusiones de Clean Ocean Project tras la campaña de limpieza llevada a cabo en el tramo de costa comprendido entre Corralejo y Piedra Playa (El Cotillo). Pero incluso así, el centenar de voluntarios participantes sacó unas tres toneladas de basura.

ETIQUETAS:

Tres toneladas en peso es aproximadamente la cantidad de basura que se recogió durante los pasados días con motivo de la cuarta edición de la campaña de limpieza de la oenegé Clean Ocean Project, que se desarrolló en un importante tramo de la costa norte de Fuerteventura. Más de cien voluntarios se sumaron esta vez a los trabajos que se ejecutaron a lo largo del litoral del municipio de La Oliva que se extiende entre las localidades de Corralejo y El Cotillo, así como de Piedra Playa, al sur del Castillo del Tostón.

Los 3.000 kilos de desperdicios, arrojados por la mar del norte a la costa de La Oliva y también abandonados por vecinos y turistas poco respetuosos con la naturaleza, llegaron a suponer un total de 30 montañitas de basura en diferentes puntos, que, una vez finalizado el trabajo por parte de los voluntarios, fueron recogidas por un camión del Ayuntamiento de La Oliva para depositarlas en el vertedero correspondiente.

Con respecto a la campaña de este año, «hemos notado que las playas y la costa en general están muchos más limpias que en las ediciones anteriores, se nota que la gente está más concienciada y que las playas se están limpiando con más frecuencia», señalaba este martes el presidente de Clean Ocean Project, Wim Geirnaert.

En una campaña de este tipo se suelen encontrar todo tipo de suciedades y trastos variopintos, si bien «lo que más había eran envases de bebidas de plástico, y no solo en las playas sino en los márgenes de las carreteras», añadió.

Pioneros en limpiar. Las campañas de Clean Ocean Project, oenegé que vela por el medio ambiente, llevan varios años realizándose y han supuesto un aliciente para que asociaciones de diversa índole sigan su ejemplo, de modo que hoy en día se puede decir que ir a recoger basura se ha convertido casi en un hobby para muchos vecinos de la Isla.

Batalla contra las botellas de plástico. Clean Ocean Project se ha marcado como meta para los próximos años concienciar a la población sobre el problema de las botellas de plástico abandonadas en la naturaleza, cuyos materiales tardan años en biodegradarse. Es por ello que proponen la implicación de las administraciones para poner en marcha una iniciativa que se desarrolla ya en Alemania. Consiste en devolver las botellas de plástico a los comercios para su reciclaje a cambio de una pequeña aportación económico, por ejemplo 10 céntimos por envase. El sistema sirve para que nadie tire botellas y, en caso de que alguien las tire, siempre habrá quien esté dispuesto a recogerlas porque le darán dinero por ellas.