Tres condenados por traficar con un kilo cocaína para distribuir Las Palmas

EFE

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a penas de entre nueve años y diez años y seis meses de prisión a tres hombres acusados de traficar con un kilo de cocaína para después distribuirla entre terceras personas en Las Palmas de Gran Canaria. De acuerdo a la sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas, el 13 de diciembre de 2007, uno de los acusados, Enrique Delgado Casanova, pactó con Octavio Rafael Martín Ramírez la adquisición de un kilo de cocaína por un precio de 33.000 euros con la intención de distribuirla posteriormente entre terceras personas. Para lograr esa cantidad de cocaína Octavio Rafael contactó con el también acusado Elarby Safir para que se la suministrase. Con ese fin, Enrique Delgado Casanova se desplazó hasta la calle Palma de Mallorca, de Las Palmas de Gran Canaria, donde vivían los padres de la novia de Octavio y le entregó los 33.000 euros. A continuación, Octavio llevó el dinero hasta la casa de sus padres, donde los guardó, para dirigirse después a la calle República Dominicana, donde le esperaba Elarby Safir con 1.002 gramos de cocaína en el interior de una bolsa. Ambos se dirigieron en un vehículo hasta la casa de los padres de Octavio para dejar allí la cocaína y entregar a Elarby el dinero si bien, al percatarse de la presencia policial, decidieron estacionar el automóvil en otra calle algo más alejada con la cocaína en su interior. En un primer momento se detuvo a Elaby, y posteriormente, cuando trataba de llegar hasta la casa de los padres de su novia, a Octavio, a quien se le incautaron además 76,67 gramos de cocaína y 66,79 gramos de hachís que iba a destinar a su distribución entre terceras personas. Por todo ello, la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a Octavio Rafael Martín Ramírez y a Elarby Safir a una pena de diez años y seis meses de prisión y a una multa de 60.000 euros por un delito contra la salud pública. Asimismo, condena a Enrique Delgado Casanova a nueve años y seis meses de cárcel y a una multa de 35.000 euros.