Tráfico revisará los tramos de adelantamiento y colocará más de 60 radares fijos

31/01/2017
ETIQUETAS:

El Ministerio del Interior analizará los tramos de carretera en los que está permitido adelantar y son escenario de una mayor accidentalidad, hará un censo de puntos negros de la red y colocará más radares fijos para controlar el exceso de velocidad y el uso del cinturón de seguridad.
Son tres de las quince medidas "urgentes" que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha desgranado este martes en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso con el objetivo de reaccionar "con rapidez" ante el repunte de siniestralidad después de que 2016 rompiera la tendencia de trece años de descensos en las cifras de fallecidos en carretera.
Entre estas quince iniciativas que se pondrán en marcha "paulatinamente" y que se unen a otras ya implantadas, en palabras de Zoido, destacan el refuerzo de la seguridad en las zonas de adelantamiento con mayor siniestralidad, de forma que se estudiará la conveniencia de modificar estos tramos, además de señalizar la prohibición de esta maniobra con doble línea continua en lugar de simple e, incluso, con la instalación de balizas.
Respecto a la velocidad, el titular de Interior ha avanzado la instalación de paneles en 250 puntos de las carreteras secundarias que adviertan al conductor de que supera la velocidad permitida y más de 60 nuevos radares fijos de velocidad y control del cinturón, cuya ubicación será conocida.
A estas medidas se suman la creación de un censo de puntos negros o una nueva instrucción para aumentar la presencia de agentes de la guardia civil en determinados puntos de la red viaria, según ha explicado Zoido que ha reafirmado su compromiso de alcanzar un pacto de Estado y de no escudarse en "justificaciones".
"Ni este ministro ni esté Gobierno estamos aquí para buscar excusas, sino para buscar soluciones que contribuyan a que los accidentes y las víctimas disminuyan considerablemente y la seguridad de nuestras carreteras sea mayor", ha zanjado.
En este paquete de soluciones urgentes -hay otra decena de iniciativas ya establecidas- Zoido ha explicado que se colocarán señalizaciones luminosas en 45 cruces peligrosos para alertar al conductor que modere la velocidad al llegar a este punto.
Interior quiere también mejorar la ubicación de los radares y, tras dejar claro que estos "no tienen un fin recaudatorio, sino disuasorio", Zoido ha dicho que lo que se pretende es "estudiar muy bien dónde son necesarios para evitar accidentes y dónde no lo son".
200 nuevas cámaras situadas en pórticos de señalización de las carreteras vigilarán también que los viajeros lleven puesto el cinturón de seguridad, un elemento del que no hacían uso 147 de los 1.160 fallecidos el pasado año.
Y los tramos de más siniestralidad serán señalizados. A los 300 ya advertidos, se sumarán otros 1.200, donde además se intensificarán los controles móviles de velocidad.
Otras de las quince iniciativas tienen como objetivos a peatones y ciclistas con el fin de evitar atropellos en travesías y ciudad, de forma que se elaborará una guía de buenas prácticas y se informará a los conductores de rutas con gran afluencia de bicicletas para que reduzcan la velocidad en determinados momentos.
Contra las distracciones, sobre todo a consecuencia del uso del móvil al volante, la Dirección General de Trafico lanzará una campaña en redes sociales, donde también se publicarán testimonios de víctimas de accidentes de tráfico.
Junto con las novedades Zoido ha repasado las medidas ya puestas en marcha como la colocación de bandas sonoras y en relieve en tramos peligrosos de vías convencionales, limitar la velocidad de los coches y vehículos pesados en las carreteras y en los días y horas de mayor afluencia de ciclistas, o sacar a los camiones de las secundarias con más tráfico y siniestralidad.
Pero además de todas estos anuncios, el titular de Interior ha detallado en presencia del director de Tráfico, Gregorio Serrano, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, y representantes de asociaciones de víctimas y del RACE, su intención de elaborar un plan de educación vial y una revisión "profunda" de la estrategia de seguridad vial.
"Dentro de esa revisión planteamos posibles reformas de la ley de seguridad vial y de los reglamentos de circulación", ha enfatizado Zoido que ha tendido la mano a todos los grupos parlamentarios y los sectores implicados para alcanzar el "ansiado" pacto de Estado por la Seguridad Vial.