Toyota con el Yaris, la tecnología híbrida es más accesible

La versión 'full hybrid' del modelo, pionera en el segmento B, pone esta eficiente alternativa al alcance de un abanico mayor de usuarios

J.R.

El 82º Salón del Automóvil de Ginebra, que comenzará a partir de la próxima semana, marcará un paso más en el programa de rejuvenecimiento de Toyota, con la emoción añadida del GT 86 y la expansión continuada de la tecnología híbrida combinada Full Hybrida nuevos segmentos.

En el último caso, el fabricante japonés dará a conocer el Yaris híbrido a escala mundial como gran innovación en el segmento B. Este vehículo pondrá esta tecnología al alcance de un abanico más amplio de clientes, convirtiéndola en la propuesta más accesible del mercado europeo. El coche combina una conducción suave y silenciosa con una agilidad urbana superior. Resaltar su gran amplitud interior en unas dimensiones exteriores compactas.

Presenta las emisiones más bajas de su segmento.

Otra de las novedades de Toyota en el Salón del Automóvil de Ginebra es prototipo FTBh, que también se presenta mundialmente. Se trata de un automóvil híbrido combinado Full Hybrid ultraligero, diseñado para conseguir unas emisiones reducidas en un marco de producción económicamente viable. Las técnicas y los procesos lógicos aplicados en este él coche evitan el uso de materiales sofisticados y costosos o de procedimientos complejos, recurriendo únicamente a los procesos comunes en la industria del automóvil.

La marca también mostrará en Ginebra el GT 86. Tras su estreno europeo, se comercializará en el mercado europeo a partir del verano. El último vehículo deportivo de Toyota ofrece pureza, emoción y una conducción atractiva a los clientes, a un precio asequible.

Los prototipos Toyota NS4 y FCV-R se estrenarán a escala europea. El primero es un híbrido enchufable de nueva generación, que responde al deseo de los clientes de un vehículo híbrido con valor añadido y diseño avanzado, una satisfacción refinada para los sentidos y una mayor implicación en la conducción.

El FCV-R supone un nuevo paso de Toyota hacia la producción en serie de vehículos propulsados por hidrógeno, preparando el camino para el lanzamiento de un automóvil de pila de combustible de tipo sedán en 2015.