'Torrente 3' no va a defraudar a sus seguidores'

01/09/2005

Santiago Segura ha resucitado a José Luis Torrente. Tras más de cuatro años sin saber nada del popular personaje, la criatura cinematográfica del actor, director, guionista y productor está a punto de volver a la gran pantalla y, como es habitual, lo hará a lo grande, con 460 copias.

La cita será el 30 de septiembre, día en el que los protagonistas de 'Torrente 3, El Protector', Segura, José Mota -el moreno del dúo Cruz y Raya-, Javier Gutiérrez, Yvonne Scio -actriz italiana y última víctima del mal carácter de su hasta entonces amiga Naomi Campbell-, Carlos Latre, Enrique Villén, Luis Roderas, Fabio Testi, Silvia Gambino y el incombustible Tony Leblanc se someterán al veredicto del público.

"Antes, me preocupa decepcionar, estaba realmente acojonado. Ahora no, ya he visto la película y, sinceramente, dudo que defraude a ningún seguidor de las dos anteriores", dice Santiago Segura, que lleva varios meses apartado del mundo. La culpa la tiene el rodaje de la película, producto que, excepto para él y sus íntimos, es un misterio. "Como espectador no soporto conocer todos los detalles sobre los filmes que me apetece ir a ver. Es muy triste perder el elemento sorpresa, la magia de descubrir cosas. He pretendido proteger al público potencial. Si alguien les va a reventar la película, no voy a ser yo", explica el cineasta, que accedió a contestar un cuestionario vía e-mail.

Ahora, el trabajo está hecho. "Y hacerlo ha sido lo más duro. Imaginarlo es bonito, pero intentar trasladar la película de tu cabeza a las pantallas es la parte más cruda. Desde que finalizó el rodaje de 'Torrente 2' han sido cuatro años de maduración, aunque la escritura propiamente dicha me la he ventilado en tres meses", confiesa el actor y productor de 'El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo', que se muestra muy ambiguo cuando se le pregunta sobre las diferencias entre su nuevo filme y los dos anteriores.

"Hay muchas diferencias, pero también muchas similitudes", apunta. No obstante, al fan incondicional de la criatura le promete "un festín, una orgía, una fiesta...Es la celebración del 'Torrentismo'", advierte Segura, que tampoco se pronuncia sobre el tipo de guardaespaldas que es José Luis Segura. "De tener que buscar una referencia, pues a Kevin Costner en su galanura y atractivo físico, y por efectividad y talento, sin duda al inspector Closeau", desvela el director de dos de los largometrajes españoles más vistos de todos los tiempos.

Resucitar a Torrente le ha supuesto "una gran alegría y regocijo. Ha sido como volver a ver a un amigo golfo y cabrón al que no soportas más de unas horas, pero con el que te encanta reencontrarte de vez en cuando", confiesa este "hombre orquesta", que en esta ocasión saca a su persona con menos kilos de los habituales. "Pero de ahí a decir que está delgado... En la segunda pesaba 116 kilos, en ésta 'sólo' 100...", apunta el cineasta y actor, que da la fórmula de 'Torrente 3'. "Humor burro e incorrección política, un 62%; acción trepidante, 21%; crítica social y comentario político, 13%; y sexo descarnado, 4%. Al cocktail hay que añadir un espolvoreo de 'frikis', un aderezo de caspa y unos toques de personajes populares", avisa.

Hasta el límite

Tras su periplo marbellí, Torrente regresa al foro, "a los Madriles, donde tan bien se desenvuelve haciendo sus trapicheos", y lo hace con un nuevo compañero, rol que encarna Javier Gutiérrez, con el que Segura formó pareja en 'El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo'. "Aparte de un magnífico compañero, Javier tiene capacidad para la improvisación y una vís cómica inusitada. Las interpretaciones de Javier Cámara y Gabino Diego fueron un regalo para 'Torrente I y II'. Javier le ha hecho un regalo maravilloso a 'Torrente III'", resalta Segura, que seleccionó al resto del reparto con su criterio habitual.

"Trabajo con gente a la que admiro o aprecio, con talento para la comedia y que me parecen idóneos para el personaje. José, de Cruz y Raya, es un clásico del humor en España. El papel de Latre lo escribí con él en la cabeza, es un fuera de serie. Y Tony Leblanc es como de la familia. Verle en cualquier situación es un disfrute, y que actúe en la película con la brillantez que lo ha hecho es un lujo indescriptible", relata Segura, que en 'Torrente 3' cuenta con la voz de "nuestra Rosa". "Hemos hecho una canción al más puro estilo James Bond", explica.

En lo que no suelta prenda es en el apartado de cameos, ni siquiera confirma el de Oliver Stone y su buen amigo Guillermo del Toro. "No digo que ni que si ni que no, que sigan los rumores hasta el día del estreno, y ese día aún quedará alguna sorpresilla". Si se le insiste, Segura baja la guardia y dice que Oliver Stone es "un excelente director, pero lo de actuar es otro cantar. Aunque lo que hizo en la peli, lo bordó", asegura.

Remake en EEUU

Sigue sin creer mucho en que Torrente protagonice un remake norteamericano. "Al paso que va la cosa, probablemente esto nunca suceda. Me gustaría un actor como Dennis Franz, aunque ellos hablaron en un momento de Jack Black. Lo primero que me dijo Stone fue Robert de Niro y aún no me he recuperado, me sigue dando la risa cuando lo pienso", dice Segura, que espera que la "salvación" del cine español no dependa de su película.

"Sí espero levantar un poquillo la cuota", añade Segura, que no sabe si se quedará en una trilogía o habrá una cuarta entrega. "Si la película hace un solo espectador más que la segunda, volverá. Esta vez lo veo difícil, desde el estreno de la segunda, hace cuatro años, el índice de asistencia al cine ha bajado un 34%. Es muy triste", expresa.

Segura está dispuesto a llegar "hasta el límite" para hacer reír. "Hasta el borde del mal gusto, hasta rozar el ridículo, hasta pisar la delgada y delicada línea que separa lo gracioso de lo desagradable o directamente ofensivo. Es duro y arriesgado, pero las carcajadas lo valen. Siempre sufro por haber acertado en la medida. Es la cuerda floja, y pasarse o no llegar es dolorosísimo", confiesa.

Dispuesto a esforzarse por seguir siendo una garantía de risas, "aunque sea pequeñita", Santiago Segura todavía no se explica los palos que le dieron por la segunda entrega, "porque uno entiende que algo no puede gustar, pero aquella crítica tan virulenta me dejó bastante atónito", reconoce.