«Todos los organismos sabían el estado de Jesús Abandonado»

La vicepresidenta de la Fundación Sauce, Adela Fernández de Mena, afirmó ayer que los trabajadores de la residencia Timanfaya, conocida como Jesús Abandonado, no cobran desde noviembre porque las administraciones canarias han pagado con retraso las subvenciones de 2010. Desde la Fundación también se ha asegurado que llevan cuatro años advirtiendo del mal estado del edificio.

Los trabajadores de la residencia Timanfaya, antigua Jesús Abandonado, cobrarán los sueldos pendientes desde noviembre en cuanto la Fundación Sauce, responsable del centro, pague los retrasos pendientes a la Seguridad Social y las personas atendidas en la residencia sean reubicadas por las administraciones canarias.

Así lo afirmó ayer la vicepresidenta de la Fundación, Adela Fernández de Mena, quien aseguró que no han podido pagar a los trabajadores porque las subvenciones de las tres administraciones públicas correspondientes a 2010 les han llegado el pasado mes de marzo. «No hemos pagado porque no las habíamos recibido, y ahora hay también que pagar los atrasos en seguros sociales y muchas cosas. Cuando por fin reubiquen a los ancianos, los trabajadores cobrarán religiosamente».

Texto íntegro en la edición impresa de este jueves.