Todos, contra el ataque de ‘El Día’

24/09/2008

El Parlamento hizo ayer por primera vez en su historia un pronunciamiento institucional contra un periódico editado en Canarias. Fue debido a la presión que ejerció el Partido Socialista Canario (PSC) que, actuando como correa de transmisión del Cabildo Insular de Gran Canaria, puso como condición para suscribir dicho pronunciamiento que figurase de una manera «clara y meridiana» el nombre del diario origen de la polémica: El Día.

El presidente del Parlamento, Antonio Castro, intentó evitar hasta el último momento llegar adonde pretendía el partido que ejerce la oposición, al considerar que «la institución podría verse dañada», según relataron fuentes que asistieron a la reunión de Mesa y Junta de Portavoces celebrada justo antes del Pleno de ayer. Pero no logró su objetivo, entre otras cosas porque tampoco le echó una mano su compañera de partido, Maria del Mar Julios.

Precisamente el desacuerdo dentro de los dos órganos rectores de la Cámara fue lo que motivó el retraso de hasta casi dos horas del inicio del Pleno.

El día anterior, los miembros de la Mesa elegidos por el Partido Socialista Canario llevaron la iniciativa de realizar el pronunciamiento institucional ya que «las injurias -en referencia al periódico tinerfeño- no van dirigidas a personas concretas, como son los diputados, sino a las que éstos representan, es decir a los canarios y por tanto a la democracia y a los principios rectores de la convivencia que libremente nos hemos dado los españoles».

Ausencias.

Por ello, tanto Juan Carlos Alemán como Paquita Luengo pidieron al presidente de laCámara que «defienda a esta institución de los continuos ataques que el periódico El Día lanza contra la misma a través de sus editoriales, y rechace las manifestaciones injuriosas que hace a los diputados y la institución en sí».

A la declaración institucional asistió el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, quien aún así se negó a comentar el texto acordado. Quien faltó, y no es la primera vez, fue el diputado y también alcalde de la capital tinerfeña, Miguel Zerolo.

Soria implica a Rivero en su posición.

El vicepresidente del Gobierno, José Manuel Soria, aseguró que «el Gobierno ha sido meridianamente claro» en posicionarse contra El Día «porque el presidente ha rechazado categóricamente cualquier tipo de afirmación que vaya en dirección a insultar o enfrentar a unos canarios contra otros». Sin embargo, el jefe del Ejecutivo rechazó demostrarlo ayer. Soria aprovechó la iniciativa del PSC para afirmar que ésta es una «gran mascarada para distraer la atención del circo cantiflesco en que se ha convertido».

"El pleno del Parlamento manifiesta su más firme rechazo".

El texto finalmente aprobado por unanimidad dice lo siguiente: «El Estado de Derecho garantiza que todas las opiniones y posiciones ideológicas se expresen libremente siempre que observen el respeto debido a las leyes y a la dignidad de las personas e instituciones.

Cualquier línea de opinión o actuación, cuyo objetivo sea fomentar la división y colisión dentro de la sociedad canaria, siempre caracterizada por su talante solidario y conciliador, trunca el camino decidido de una ciudadanía que defiende la convivencia y el buen entendimiento entre los habitantes de las siete islas.

Sin embargo, recientemente se han producido una serie de opiniones descalificatorias, amparadas en el insulto, la ofensa y xenófobas en muchos casos, que atentan contra la convivencia y el carácter conciliador.

En consecuencia, el pleno de este Parlamento, legítimo representante del pueblo de Canarias, y expresión de su libre y democrática voluntad en las urnas, manifiesta su firme rechazo ante los ataques a la unidad de los canarios y la dignidad de la isla de Gran Canaria, y sus ciudadanos, así como las ideas xenófobas y a la incitación a la subversión del orden constitucional, que reiteradamente se defienden en el ‘editorial’ del periódico ‘El Día’».