Terry Gilliam busca exteriores en Fuerteventura para su moderna y cuarta versión del Quijote

Un moderno Quijote cabalgará por Fuerteventura bajo la dirección de Terry Gilliam, exmiembro de Monty Python, que tras más 20 años de intentonas fallidas quiere quitar la etiqueta de maldita a esta producción de 16 millones. El director visitó el fin de semana varios escenarios en la isla.

Catalina García
CATALINA GARCÍA

Moisés con Exodus de Ridley Scott, el espía británico Brad Pitt-Max Vatan de Allied y ahora un moderno Quijote: Fuerteventura volverá a ser a principios de octubre de 2015 escenario de un rodaje internacional. El director británico Terry Gilliam visitó la isla el pasado fin de semana en busca de localizaciones de un proyecto a la que quiere borrar la etiqueta de maldita tras intentos fallidos de rodajes durante los últimos veinte años.

La última intentona del ex Monty Python en torno a la obra cumbre la literatura española cuenta con 16 millones de euros de presupuesto que aportan la productora portuguesa Alfama Films de Paulo Branco y la española Tornasol Films de Gerardo Herrero. La aventura quijotesca se rodará cerca de Madrid, en Canarias y dos semanas más en Portugal. En las islas, la grabación se desplazará a Gran Canaria y Fuerteventura durante cuatro semanas.

Todo apunta a que Gilliam puso sus ojos en la Maxorata por los molinos de viento repartidos en el centro y el norte de la isla, sobre todo los de Villaverde, en el municipio de La Oliva, que están menos rodeados de nuevos elementos arquitectónicos que contrastarían con la Mancha plasmada por Miguel de Cervantes hace cuatro siglos. Los molinos de viento majoreros se integran en su mayor parte en la red insular de museos tras la restauración realizada por el Cabildo de Fuerteventura durante decenios, aunque otros se mantienen en manos privadas.

Nada es imposible en el cine, sobre todo a la vista de que las playas de El Cotillo y Cofete simularon el Mar Muerto que abrió Moisés; y Tiscamanita, el desierto del Sáhara de Allied.

Ni Johnny Deep, ni Ewan McGregor. La película de Gilliam narra el viaje de un ejecutivo londinense del siglo XXI a la España del XVII de Cervantes donde don Quijote lo confunde con su Sancho Panza. Para los mitómanos, ninguno de los anteriores tres Quijotes repetirá personaje, con lo que no veremos ni a Johnny Depp (que hizo del hidalgo en el primer rodaje), ni a Ewan McGregor (segunda intentona), ni a Jack O’Connell.