«Tengo un reto muy apasionante»

Óscar Hernández Romano
ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO

Luis Casimiro: día 1. El manchego habló ayer por primera vez como entrenador jefe del Herbalife Gran Canaria en su presentación oficial, donde estuvo acompañado en la mesa por Miguelo Betancor, presidente del club, Berdi Pérez (director deportivo) y Oliver Armas (vicepresidente). Promete trabajo y ambición en el que considera «un gran paso adelante» en su carrera deportiva.

Su llegada no llega rodeada por el caché y los fuegos artificiales que provocaron su antecesor. Pero su discurso, aunque sencillo, es muy sincero y directo: «Estoy muy agradecido a todas las personas que han confiado en mí. Después de haber estado ya casi treinta años como entrenador profesional y casi veinte en la ACB, presentarme aquí es un gran paso en mi carrera. Y desde esa responsabilidad, que la voy a tener, lo que voy a hacer es trabajar con la mayor sensatez, sentido común y con la máxima ambición para conseguir lo mejor para nuestro club y para que Gran Canaria se escuche a nivel baloncentístico donde se merece, que es en lo más alto», afirmó.

No siente Casimiro presión por un cargo cuyo precedente supone un listón muy alto. «Ya he estado al nivel de la exigencia que tiene el Gran Canaria. Entrenar en Unicaja, Pamesa Valencia o Estudiantes, por poner algunos ejemplos, suponían retos exigentes también. En cualquier club de la Liga ACB siempre hay máxima exigencia. El que se implanta la autoexigencia soy yo, y si los retos son mejores, también es más apasionante», valora.

En cuanto a su filosofía de juego, adelanta el preparador manchego que «todo va a depender de los jugadores que tengamos; mi tarea será sacarles el máximo».

Quiso también agradecer a Reneses el trabajo que le deja tras dos años de éxitos en Gran Canaria. «Tengo la suerte de venir detrás de Aíto. En Sevilla lo hice y me he aprovechado de ese trabajo. Aquí me aprovecharé también», aseveró.

«Tenía sobre la mesa una oferta del extranjero, que siempre intento aguantar hasta que las vías de ACB se me cierran, y también otra posibilidad de un equipo ACB. Pero la verdad es que cuando Berdi entra en contacto conmigo lo tuve muy claro. Es un club que está arriba, con un proyecto muy sólido. Para un entrenador que lleva 30 años viviendo de retos, este es uno muy apasionante. Tengo la máxima ilusión todavía, me apasiona este trabajo y es mi vida. Por lo tanto, si podía avanzar en mi vida no lo he dudado y estoy aquí convencido de que será una buena etapa», concluye.