Tavío apuesta por la acción conjunta de la UE en respuesta a la inmigración ilegal

09/07/2007

La vicepresidenta del Parlamento de Canarias, Cristina Tavío, apostó por una acción coordinada de la Unión Europea como respuesta a la inmigración irregular masiva hacia los países del Arco Euromediterráneo, tanto a favor del progreso de los países de origen como en el blindaje disuasorio de las fronteras.

Tavío formulo esta propuesta en el transcurso de un discurso en Nápoles (Italia), dentro de las jornadas "Cooperación euromediterránea entre parlamentos en el contexto internacional: el papel de los parlamentos regionales", informó hoy la Cámara canaria.

"Los estados miembros, uno por uno, poseen instrumentos a su alcance para atender esta realidad, pero la respuesta sólo la podemos hallar en la unidad política de la Unión Europea, que debe poner en común legislaciones, esfuerzos y recursos, de forma que la condición de ciudadanía europea sea análoga en cualquier punto del continente", recalcó en su intervención.

Durante su discurso se mostró partidaria de armonizar las legislaciones nacionales paulatinamente de forma que la entrada, permanencia y obtención de la ciudadanía europea sean situaciones homogéneas en cualquiera de los estados miembros.

Asimismo, señaló que Canarias se ha pronunciado en distintas ocasiones en favor de medidas conjuntas como la experiencia Frontex, que "se desplegó meses atrás frente a la costa occidental africana, evitó muchas tragedias humanas en alta mar y, a su vez, ejerció un efecto disuasorio, si no definitivo, sí significativo".

"Aún así -prosiguió Tavío-, la Comisión Europea ha reconocido públicamente cierta pereza de algunos estados miembros a la hora de aportar medios materiales, humanos y económicos a esta misión; así como las diferencias de criterio sobre el carácter estable o puntual de este dispositivo".

"Canarias no está preparada ni material ni sociológicamente para atender semejante flujo humano, que ha producido saturación en los centros de internamiento de inmigrantes de las Islas, un sobreesfuerzo humanitario en las administraciones públicas y dificultosas repatriaciones de un porcentaje relativo del total de personas que han arribado a nuestras costas", enfatizó.

La vicepresidenta de la Cámara Regional sostuvo que el problema que acarrea esta realidad se produce cuando la libertad de movimiento que le es propia al ser humano se convierte en un flujo emigratorio de dimensión colectiva notable, con una frecuencia intensa y permanente en el tiempo, "como la que vive la Europa del arco mediterráneo, que asiste a un flujo constante de seres humanos que pretende acceder al espacio comunitario por vía marítima desde el Norte y Oeste de µfrica".

Tavío quiso dejar claro que esta realidad "no puede ser entendida como una amenaza, porque quienes se desplazan son las víctimas sociales del fenómeno, al tener que abandonar su hogar, su familia y sus raíces en la confianza de un futuro mejor, pero no es lo mismo una inmigración regular y regulada, capaz de ser absorbida e integrada, que una inmigración tan descontrolada como desasistida".

Para finalizar, Tavío insistió en que Europa será cada vez más próspera en la medida "en que sea un escenario de libertad y de derechos, sin descuidar la solidaridad con los países emisores pero sin perder de vista tampoco nuestra realidad y necesidades".