Tamaraceite reclama que se reponga la línea 46 de guaguas

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

Viven en Tamaraceite, pero es como si estuvieran en La Aldea. Los vecinos de zonas como San Lorenzo tardan cada día una hora y media en bajar a la ciudad. Los cambios introducidos por Guaguas Municipales en la línea 45 eterniza su recorrido por 104 paradas. Por eso, ahora piden que se restablezca la vieja línea 46.

El presidente de la federación de asociaciones de vecinos Las Medianías, Santos López, expone la relatividad del tiempo: «Estamos a diez minutos y es como si viviéramos en La Aldea». Se refiere al recorrido de la línea 45, el corazón de un conjunto de cambios que los vecinos pactaron con el Ayuntamiento y las dos operadoras de transporte público, Guaguas Municipales y Global, y que han quedado en saco roto: los vecinos siguen pagando más por usar la guagua, el uso del intercambiador como eje del cambio es nulo y las lanzaderas rápidas hacia el Puerto y el Teatro, inexistentes.

Lo que menos se entiende es la ampliación del recorrido de la línea 45. Lo que iba a ser la conexión rápida de Tamaraceite se ha convertido en una odisea, un viaje con 104 paradas que condena a los vecinos a emplear una hora y media en completar un desplazamiento que en coche sólo lleva quince minutos.