Soria prorrogó el sueldo de lujo a su cuñado en Proexca

30/06/2010

José Manuel Soria mantiene desde 2007 los privilegios salariales de su cuñado, Héctor Benítez, un técnico de Proexca que cobra 100.000 euros al año. Soria, que preside el consejo de administración de Proexca, ni siquiera pidió a Función Pública su traslado. Benítez lleva cobrados en esta legislatura 300.000 euros.

El vicepresidente del Gobierno regional y consejero de Economía y Hacienda, José Manuel Soria,  no tuvo reparos en mantener, desde 2007, la remuneración de su cuñado como técnico de la empresa pública Proexca,  a pesar de que es la más alta (casi 100.000 euros) de toda la Consejería.

En lo que va de legislatura, Héctor Benítez ha percibido del erario público más de 300.000 euros en conceptos de salarios y dietas, una asignación a la que no llegan ni siquiera los viceconsejeros del Ejecutivo y, mucho menos, los directores generales. De hecho, el jefe natural de Benítez, el consejero delegado de Proexca, Javier Mariscal, cobra 40.000 euros menos al año.

Benítez, hermano de la mujer de Soria, entró en 2003 en Proexca de la mano del ex consejero, José Carlos Mauricio, quien regularizó su condición de colaborador de la empresa en Bruselas, ciudad en la que reside desde hacía una década.

El contrato con Benítez se formalizó a través de la normativa que regula la estancia y traslados de empleados de la Administración fuera de Canarias. Benítez ya vivía en la capital comunitaria pero el Gobierno le aplicó el máximo coeficiente hasta llegar a los 95.000 euros; el salario, por conceptos como antigüedad y dietas, se elevaría con los años hasta los 100.000 actuales, tal y como refleja el informe del secretario general técnico de la Consejería, divulgado por este periódico el pasado domingo.

Desde que fue contratado, Benítez fue un fiel seguidor de Mauricio y éste le dio entrada en el núcleo duro que dirigió los programas de vecindad en Marruecos. El cambio de legislatura, el ascenso al poder en política exterior de Elsa Casas y la crisis interna de Proexca, colocaron a Benítez en un segundo plano aunque su sueldo de lujo se mantuvo intocable.
De hecho, en Proexca siempre ha sido un clamor las diferencias salariales entre Benítez y la otra funcionaria de la empresa que permanece en la Oficina Canaria en Bruselas, María José Castellano, que percibe al año 37.000 euros, 63.000 menos que Benítez, a pesar de que desempeñan las mismas funciones en iguales responsabilidades.

Cuando cambio el Gobierno, Soria conoció desde el primer día los privilegios salariales del cuñado, pero no hizo nada por modificarlo, ni siquiera solicitó a Función Pública una reubicación en otro departamento con el fin de evitar dudas sobre tratos de favor.

Fuentes socialistas anticiparon ayer a este periódico que habrá alguna iniciativa en el Parlamento para esclarecer si «hubo favoritismo» o «notorias incompatibilidades morales», dado que «Soria preside el consejo de administración de Proexca».

La viceconsejera de Economía, Rosa Rodríguez, sin referirse al caso de Héctor Benítez, si admitió ayer su sorpresa «por que hay personas que cobran más que otra por realizar las mismas funciones».

Héctor Benítez lleva inactivo casi dos años, después de discrepar con la ex consejera delegada, Cristina Reyes, y de criticar en público al actual gestor, Javier Mariscal.

En los últimos meses, su dedicación más conocida ha consistido en colaborar en la única acción que la Consejería de Economía logró en los programas MAC (Madeira, Azores, Canarias). Eso sí, fue de las más cuantiosas, con 510.000 euros y, según fuentes socialistas, Benítez ha sido su artífice en una «colaboración mano a mano» con el director general de Relaciones con África, Pablo Martín Carbajal, para crear un nuevo concepto con África: Espacio Euroafricano. Benítez ha reiterado a su círculo de compañeros más cercano que «jamás ha pensado en dimitir porque mi contrato es legal». Este periódico intentó sin éxito, desde el pasado domingo, que el cuñado de Soria ofreciera su versión de los hechos.