Soria copió un informe reservado de Alba en su querella con Rosell

ETIQUETAS:

La ampliación de la querella que el abogado de José Manuel Soria presentó ante el Tribunal Supremo en febrero de 2016 contra Victoria Rosell fusila párrafos enteros de un informe reservado también en contra de la actuación de la juez que Salvador Alba había enviado al fiscal dos meses antes.

La dirección legal del hoy exministro José Manuel Soria tuvo acceso a principios de 2016 a un informe reservado que el magistrado Salvador Alba –hoy investigado en la vía penal como presunta pieza esencial de una trama para perjudicar a la juez Victoria Rosell con pruebas prefabricadas–  envió al Ministerio Fiscal contra la actuación de la entonces magistrada al frente del Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas, y copió párrafos enteros de este memorándum en la ampliación de la querella que presentó ante el Supremo contra Rosell  por calumnias, injurias, prevaricación judicial, retardo malicioso en la administración de Justicia y cohecho. Todos los cargos están relacionados con las supuestas irregularidades que Rosell habría cometido en la tramitación de la causa penal contra el empresario Miguel Ángel Ramírez, supuestamente por los negocios que éste empresario habría tenido con la pareja sentimental de Rosell, el periodista Carlos Sosa.  

La querella –ya admitida a trámite– que se nutre de argumentos extraídos de un informe confidencial de Alba es la misma que actualmente se tramita ante la Sala de lo Penal del TSJC, pues al perder Victoria Rosell la condición de diputada nacional,  el Alto Tribunal perdió también la competencia en su conocimiento.

El escrito del abogado de Soria fusila párrafos enteros de un informe que Alba, en su condición de magistrado suplente de Rosell en el Juzgado de Instrucción número 8 de la capital grancanaria, elaboró en diciembre de 2015 a petición de la Fiscalía de Las Palmas, que en aquellas fechas había abierto una investigación preprocesal contra Rosell al recibir de un «anónimo» una copia del contrato por el que Ramírez comparaba a Sosa una emisora de Radio (según Ramírez, la única persona que tenía  copia de tal contrato era Soria).   En esa investigación no cabía personación de partes, por lo que sólo Alba y la Fiscalía tenían acceso al informe.