Sin respuesta a los vecinos

Cada año el Diputado del Común da un tirón de orejas a instituciones y organismos públicos, la mayoría de las veces por haber pasado por alto los derechos de los ciudadanos. Especial capítulo dedica en su último informe a cinco ayuntamientos que hacen caso omiso a las quejas vecinales.

En su último informe, correspondiente al año 2006, el Diputado del Común, de cuya institución es responsable Manuel Alcaide, recuerda que las administraciones públicas deben colaborar con este organismo. Una apreciación que pudiera parecer redundante, pero que sin embargo resulta imprescindible a la vista de las actuaciones de ciertas administraciones públicas. Y es que hay quien no sólo no responde a los llamamientos del Diputado del Común, sino que tampoco responde a las quejas vecinales. El Diputado del Común señala a cinco ayuntamientos, a los cuales acusa de ignorar las reclamaciones de sus ciudadanos. « Tenemos que destacar la constatada falta de colaboración de determinados ayuntamientos con esta institución, a los que nos hemos dirigido en reiteradas ocasiones y no nos han contestado». Se refiere al Ayuntamiento de Arafo, Arucas, Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma y Tías. Falta de atención. El Diputado del Común afirma que « la inactividad de la administración local no sólo se percibe en la falta de atención de las demandas de los ciudadanos (...) o en el silencio que guarda la administración cuando se dirigen a ellas los ciudadanos para saber el estado de sus denuncias, sino que también se refleja en los retrasos habidos en los expedientes a la hora de contestar a este Diputado». Se advierte en el informe que dificultar la investigación de una queja será considerado obstrucción y entorpecimiento de las funciones del Diputado del Común, actitud que « podrá ser puesta en conocimiento del Ministerio Fiscal, a los efectos previstos en el Código Penal».

Arucas, uno de los municipios más ruidosos

El Ayuntamiento grancanario de Arucas es uno de los que menos responde a las quejas de sus vecinos y que, al mismo tiempo, no ayuda al Diputado del Común en las investigaciones que lleva a cabo para la resolución de los expedientes abiertos. La principal causa de queja por parte de los ciudadanos de Arucas es el ruido. La Plaza Doctor Joaquín Blanco, popularmente conocida como Parque Chino, en la zona del casco histórico de Arucas, es un claro ejemplo de queja vecinal por causa de ruido. « La acumulación de personas» en este lugar causa «molestias» a los residentes «hasta altas horas de la madrugada». Siete bares en 200 metros cuadrados perturban la paz vecinal, lo que se agrava tras la peatonalización de la zona, convirtiendo la plaza «en una gran terraza». Ante la falta de respuesta por parte del Ayuntamiento de Arucas se ha formulado un Recordatorio del Deber Legal de Colaborar. Pero también hay quejas vecinales de otra índole, sin respuesta a día de hoy según el informe del Diputado del Común. Así, un ciudadano solicitó al Ayuntamiento «autorización para desbloquear el bolardo que le impide el acceso a su vivienda, y hacer con su vehículo operaciones de carga y descarga, siendo una persona con discapacidad reconocida del 34%» y poseer tarjeta especial de aparcamiento. Según el Diputado del Común, el bolardo sigue en su sitio y el ciudadano no ha obtenido respuesta alguna de la administración competente.

Temas

Arucas