Siete mujeres de La Aldea, en huelga de hambre para exigir ayudas al tomate

EFE

Siete trabajadoras del tomate del municipio de La Aldea, acuciadas por la crisis, han iniciado una huelga de hambre ante la sede de la Presidencia del Gobierno autonómico en Gran Canaria, de donde aseguran que no se moverán hasta cobrar las ayudas que se les adeuda desde 2010.

Las siete vecinas de este municipio grancanario, cuya economía depende en gran medida del sector del tomate, reclaman los 7,4 millones de euros de los años 2010, 2011 y 2012 que, aseguran, se debe a los agricultores de la Aldea.

Las mujeres, que acamparon en la noche de este martes ante la sede de Presidencia, han explicado este miércoles que decidieron instalarse con tiendas de campaña tras acudir este martes, de forma espontánea, a la sede institucional y demandar que les recibiera el presidente autonómico, Paulino Rivero, y recibir la respuesta de que se les atendería dentro de unos días.

Las mujeres, por ello, iniciaron una huelga de hambre pese a que el director del gabinete de la Presidencia del Ejecutivo, Nicolás Ojeda, que las recibió en lugar de Rivero por no estar en Gran Canaria, se comprometió a investigar el estado en el que se encuentran las órdenes de pago, dándoles información en unos días.

Ojeda les pidió que demoraran la huelga hasta tener la información, pero ellas se mantienen en su posición de no moverse de Presidencia hasta conseguir el dinero que se les adeuda.

"Ya no aguantamos más. Nuestras neveras están vacías y con la comida de nuestros hijos no se juega", han subrayado Laura Martín y Dominga Luján.

La situación es insostenible, declara también Beatriz Sosa, otra de las agricultoras que se ha sumado a la huelga.

"Somos conscientes de la dureza de la decisión que hemos tomado. Nuestra salud no es un juego, pero no nos queda otra alternativa ante un Gobierno que nos desprecia", ha apuntado Sosa.

Son muchos los trabajadores, unos 1.500, los afectados por esta situación, han asegurado Laura Martín y Dominga Luján a Efe, pero ellas afirman que no "aguantan más y que están cansadas de falsas promesas", por lo que decidieron tratar de conseguir lo que es suyo por sus propios medios.

El sector del tomate de exportación de Canarias está pasando por uno de sus peores momentos, hasta el punto que, como han venido denunciando las patronales, la sentencia del mismo puede producirse en breve por los reiterados incumplimientos de los Gobiernos de España y de Canarias.

Sosa ha expuesto que han soportado los créditos, pero los intereses por la demora del Gobierno están acabando con la economía de sus familias.

"Venimos de un pueblo luchador que hemos batallado por todas las injusticias, hombres y mujeres. Y hoy estamos aquí las mujeres para evitar la ruina y el desahucio de este pueblo", ha afirmado Sosa.

Ellas alegan que el Gobierno de Canarias adeuda 7,4 millones de euros al sector del tomate de La Aldea, una parte referida a la ayuda a la hectárea del Plan Estratégico del tomate, otra a las subvenciones a la modernización de explotaciones del Programa de Desarrollo Rural de Canarias, y una tercera correspondiente a la compensación al transporte.