Fútbol: UD Las Palmas

Setién: "Podemos ganar al Real Madrid perfectamente"

12/03/2016

La entrevista completa que publica hoy CANARIAS7 en la que el entrenador de Las Palmas hace un balance positivo al cumplirse una vuelta desde que se hizo cargo del equipo. Aborda el futuro con optimismo y ambición, empezando por el encuentro del domingo en el Gran Canaria.

ETIQUETAS:

— Las Palmas vive el mejor momento una vuelta después de haber asumido el cargo Setién.

— En cuanto a resultados y desahogo, desde luego. En cuanto a sensaciones, creo que hemos tenido otros buenos momentos que no coincidieron con buenos resultados. Hemos conseguido mejorar en las dos áreas y eso se ha traducido en puntos. Esta fórmula es mejor, pero tampoco hemos cambiado la idea. Aunque depende de las características y rendimiento de cada jugador en cada momento.

— En el primer entrenamiento en Maspalomas dijo: «Somos muy buenos, pero si nos lo creemos seremos la hostia...» ¿Los jugadores se lo han creído definitivamente?

— Sí. El estado de ánimo influye, pero cuando no tienes resultados tienes que recurrir a sensaciones porque son más importante que los resultados. Ha habido muchos partidos en los que hemos merecido mucho más y luego otros como el de Vallecas en los que las sensaciones fueron nefastas.

— Pidió tiempo para implantar su idea. ¿Ya se alcanzó la plenitud?

— No. Una cosa es marcar una pauta y hacérselas entender a los jugadores, otra cosa es que ellos lo interpreten después. También mucho tiene que ver la influencia que tienen los rivales en lo que tú haces. Ahora el protagonismo que están teniendo los jugadores que tenemos por dentro nos ayuda a solventar situaciones comprometidas con presión. Igual que otra circunstancia que está ocurriendo con el trabajo de Willian, que está reteniendo más el balón y nos permite tener más salidas y desplegar al equipo, abrirse y ampliar el campo para hacer correr al contrario con la pelota. Y otra cosa es el entendimiento que tienen que tener el jugador en diferentes circunstancias. Al margen está el estado de ánimo, porque a algunos les quema el balón en circunstancias determinadas y otros se crecen y se sienten seguros con él en situaciones comprometidas. Roque para eso en el medio del campo es excepcional porque tiene una gran personalidad. Lo importante es que cada jugador dé lo mejor de sí mismo y sea consciente de que puede mejorar. No es correr por correr, es saber interpretar cada momento el juego y en eso mejoramos mucho.

— La reacción llegó en un momento crítico: tras tres derrotas seguidas y en plena crisis disciplinaria con Nauzet y Araujo.

— Lo importante en situaciones así es no ver el fútbol como algo inmediato. Hay que evadirse de lo que significa para la gente un resultado determinado y tratar de ver las cosas con perspectiva.  Lo importante es saber tras ver un entrenamiento o partido si el equipo está roto o está entero a pesar de no haber ganado. Hay que ver más allá y tratar de convencer a los jugadores de las cosas buenas que se están haciendo a pesar de los problemas. No te puedes dejar influenciar del resultado, aunque sea bueno como sucede  tras ganar en Villarreal. Hay que mantener la calma  y ser cautos en los malos y los buenos momentos.

— ¿Cuántas veces Setién ha tenido que hacer de padre, de psicólogo o guía espiritual?

— Cuando uno es entrenador muchas veces lo importante no es el aspecto táctico sino la gestión que haces del grupo. Yo he estado ahí muchos años y he tenido muchos entrenadores y sé con los que me quedo y con los que no. He tenido muchos técnicos que no me han entendido. Tengo una manera de hacer las cosas y es importante que haya comunicación y buen entendimiento en el vestuario. Trato de llegar a los jugadores, me siento uno de ellos. Es cierto que con unos tienes más relación que con otros porque son más introvertidos o no quieren, pero la realidad es que es una parte importantísima para que te de lo mejor de sí mismo. La mano dura no siempre es la solución a pesar de que algunos pueden pensar que soy un técnico rígido. Soy dialogante, pero también tiene que haber disciplina y me han contratado para tomar decisiones. Aquí nadie es Messi, al que sí podríamos dejarlo a que hiciese lo que quiera. Todos tienen que someterse a la disciplina del club. Que un jugador me levante la mano o que se ponga delante él antes que el equipo o cuestione la idea en público cuando hemos perdido y ha tenido tiempo para hacerlo en privado es inexplicable.  

- ¿Se refiere a Aythami?

- Me refiero a Aythami, como a Jony (Viera) con el brazo, o algunas malas caras en los entrenamientos... Siempre les digo que cuando tengan un problemas vengan a hablar conmigo y no estén mirándome mal... El equipo está por encima de todo y eso es incuestionable. Si no hay disciplina y orden estamos perdidos. Desde que permitas algo a uno lo demás también exigirían explicaciones.

- ¿Tener 30 puntos estaba en sus cálculos a comienzos de marzo?

- Yo ahora a pesar de verme con 30 puntos estoy igual de comprometido que hace diez días. Yo contaba ahora con 28 puntos empatando en Sevilla y perdiendo en Villarreal. Ahora tenemos dos más de las previsiones que me había hecho y hasta el final de la temporada. Pero los cálculos dependen de las lesiones y los imprevistos, porque soy consciente de que ahora tenemos un punto de suerte que antes no teníamos. Como que ante el Getafe nos haya entrado todo y en Villarreal saliese el balón de Soldado fuera y marcases un gol de cabeza como hicimos. Mientras dure esa suerte hay que aprovecharla, por eso creo que al Madrid perfectamente le podemos ganar el domingo. Ahora esto va a cambiar, siempre cambia. Es por lo que un resultado no me daña, lo importante es el juego del equipo, por eso les dije antes de salir a El Madrigal que teníamos que tener personalidad, que es lo que demuestra al futbolista en situaciones complicadas. Luego está la condición física, pues hay jugadores que no dan y el equipo se va desinflando. Por eso tuve que frenar a Nili en Villarreal, o Momo, Willian o Viera notan el esfuerzo. Luego vas a los registros físicos de todos y canta lo que hacen el campo.

- El elogio debilita. ¿Cómo va a frenar a los jugadores ahora?

- Pues mandándoles a la grada. Al que entienda que esto ha terminado no va a jugar, eso se nota en los entrenos. Desde luego el equipo puede tener una curva descendente, pero aseguro que no por eso. No voy a permitir que bajen los brazos.

- Sin campos de entrenamiento, una plaga de lesiones y muchos problemas extradeportivos. ¿Pensaba que iba a ser tan difícil?

- Ya sabía que iba a ser difícil, porque uno tenía información de cómo iban a ser las cosas. Además, tengo amistad con Paco Herrera y con otras personas que han estado cerca del club y estaba  informado de todo. Pero la realidad es que hay cosas que no me esperaba como los campos de entrenamiento en un equipo como este. No sé la incidencia que eso ha tenido en las lesiones, que nos han matado a pesar de que también nos han fortalecido como grupo. En general ha sido una experiencia muy amplia en cuanto a la gestión de futbolistas porque aquí hay un concepto de profesionalismo, de seriedad, de comportamientos y trabajo que no es normal en el fútbol.  

- ¿Para bien o para mal?

- Para mal. En otros equipos no pasan muchas de las cosas que he visto aquí. Es importante que hayan pasado ciertas cosas para cambiarlas. Desde luego, como le he dicho muchas veces al presidente, de nada vale que yo tome decisiones si los dirigentes no las respaldan. El presidente ha dado un paso importante y que quizás esté entendiendo cosas que han pasado antes. Me dicen que es la idiosincrasia del canario, pero eso no es verdad. El canario es tan trabajador y responsable como otro de la Península. La persona que es seria y honrada tiene que trabajar. Lo he visto en muchos chavales jóvenes de aquí. Pero creo que hay un problema educacional desde la base.

- En este punto, ¿Nauzet es recuperable para el equipo?

- Esta pendiente de una conversación con él. En este tiempo no he hablado con el jugador. El club tomó una decisión que yo respaldo y que comparto. Después de cumplir la sanción me sentaré con él y hablaremos de su futuro.  

- ¿Volverá al equipo?

- Eso lo hablaré con él. Tengo que saber lo que va a proponer el jugador.

- No tiene la puerta cerrada...

- Ni está abierta ni está cerrada. Tengo que hablar con él.

- ¿Qué diferencia hay con Araujo, que sí ha vuelto a jugar?

- Sé que a veces nos gustaría tomar las decisiones que nos pide el cuerpo, pero en esto hay que ser más frío. No busco atenuantes, pero trato de ver lo mejor para el club y en este caso no podemos defenestrar un activo importante porque al final estamos debilitando el equipo.

- ¿No se ha defenestrado él solo?

- Ha hecho cosas que le han dañado muchísimo, y en su currículum quedará. Cuando se vaya a otro lado eso quedará. Tardará tiempo en restañar la imagen que ha dado. Siempre va a subyacer lo que ha hecho porque pagas por lo que haces. Pero además de Araujo, que es algo que no va a cambiar, está el club y necesita de los recursos humanos de estos chavales tras hacer un gran esfuerzo. En estas circunstancias no puedes fichar a otro futbolista, solo puedes tomar una decisión drástica si ves que es un jugador que no puede darnos más. La realidad es que este chaval no deja de tener 24 años y que, seguramente, todo lo que le pase no es culpa de él. Son chavales jóvenes que viven en una situación especial desde pequeños y no hay que echarles toda la culpa a ellos. Sino al entorno, de quién se han dejado influenciar, de la gente que está junto a ellos... Que no le quieren de verdad, que solo quieren su fama y dinero. Esas cosas hay que tenerlas en cuenta. Solo le pido a la afición que analice la situación en su justa medida. Es un buen chaval, cariñoso con sus compañeros. Aún se le puede reconducir. Quizás hay que tocar fondo para dar ese impulso porque es joven.

- ¿Esa es la diferencia con Nauzet?

- No es lo mismo un chaval joven que otro en la treintena. Hay una historia detrás y una perspectiva de futuro, todo hay que ponerlo encima de la mesa porque juegas con el futuro profesional de personas.

- En el caso opuesto, han florecido olvidados como Tana, Roque, Vicente antes de lesionarse o Wakaso.

- Lo que tenía claro es que no iba a hacer caso a lo que sucedió antes. En ese momento veo a Tana, que en los entrenamientos juega muy bien al fútbol y se amolda perfectamente a la idea que tienes. Vicente ya lo conocía y es un jugador que asume rápidamente su misión en el campo. Y Wakaso  es un chaval que no le veía, porque la manera de acceder a él en el campo ha sido más complicada que con Vicente. Le costó más entender lo que quería de él. Le recordaba como centrocampista y en una conversación con Luis Helguera me propuso que lo probase en otra posición y ha funcionado tras entender Wakaso lo que debía hacer en el campo.

- A Viera, con el que tuvo un incidente, también le costó.

- A Jony le pidieron una cosa desde pequeño y eso es lo que se le ha quedado. No ha tenido la capacidad para abrirse a más cosas. Está añadiendo registros nuevos a sus extraordinarias condiciones. Tiene que darse cuenta de que es uno más del equipo y que si pretendemos tener orden tienes que exigirle como a los demás en el campo. Es una cuestión de concepto en la que está mejorando mucho.

- ¿Por qué Valerón no juega más?

- A mí me gustaría darle más minutos, pero hay que correr 12 o 15 kilómetros en cada partido a alta intensidad. Si tenemos el balón, perfecto para él, pero si no lo tenemos le faltan los recursos físicos para esa intensidad que requiere un equipo. Pasa igual con Ángel.

- Solo falta ganar a un grande para confirmar la reacción...

- El Villarreal es un grande. Sé que podemos ganar al Madrid a pesar de que ellos tienen a jugadores como Ronaldo que resuelven partidos sin jugar bien. Tenemos que ser solidarios, defender bien y tener suerte para ganar.