Senadores de EE UU apoyan la autonomía para el Sáhara

21/03/2010

La propuesta de una amplia autonomía para el Sáhara Occidental que ha lanzado el rey de Marruecos, Mohamed VI, cosecha ahora el apoyo de más de medio centenar de senadores de Estados Unidos. En una carta a Hillary Clinton le piden el apoyo para desbloquear el contencioso saharaui.

Una mayoría de senadores norteamericanos, integrada por representantes del Partido Demócrata y del Republicano, ha enviado esta semana -concretamente el pasado martes- una carta a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en la que defienden una solución al conflicto del Sáhara Occidental basada en la iniciativa marroquí bajo soberanía marroquí.

"Es prioridad para Estados Unidos apoyar la resolución de este conflicto basándose en esta fórmula", destaca esta carta que fue firmada por cincuenta y cuatro senadores, demócratas y republicanos, que se dijeron particularmente "preocupados por el aumento constante de la inestabilidad en el norte de África", debido a la "multiplicación de las actividades terroristas".En la carta se añade lo siguiente: «El apoyo de Estados Unidos, en estrecha colaboración con nuestros aliados en Europa y en la región, podría estabilizar la situación y cambiar estas tendencias inquietantes». Al frente de los firmantes de la carta se encuentran la senadora demócrata, Dianne Feinstein y su colega republicano, Kit Bond, respectivamente presidente y número dos de la Comisión de información en la Cámara.
La carta recuerda que un informe publicado el 31 de marzo de 2009 por un grupo de expertos que comprende la ex secretaria de Estado, Madeleine Albright, el ex comandante del cuartel general de las potencias aliadas de la OTAN, el general Wesley Clark y el ex embajador Stuart Eizenstat, afirmaba que «Estados Unidos debe obrar diligentemente con sus socios con el fin de resolver el conflicto del Sáhara».
Recordando la declaración hecha por Clinton en Marrakech en noviembre pasado, los senadores firmantes de la carta convienen con la secretaria de Estado en que la propuesta presentada en 2007 por Marruecos sobre la base de una amplia autonomía en el Sáhara es «seria y creíble», destacando que Estados Unidos ha preconizado desde la Administración Clinton una solución de este conflicto sobre la base de esta fórmula.
«Apoyamos esta política bipartidaria norteamericana, así como los esfuerzos de las Naciones Unidas para reunir todas las partes con el fin de solucionar esta cuestión de manera pacífica alrededor de la mesa de las negociaciones», indica la misma fuente citada esta semana por la agencia Map.
Por otra parte, los signatarios de esta carta afirmaron que los retos para Estados Unidos y sus aliados en el norte de África son evidentes y «nuestra influencia pudiera hacer una diferencia significativa favoreciendo una mayor coordinación con el fin de reducir y eliminar la amenaza terrorista y animando una integración de la región portadora de crecimiento económico y prosperidad».
Concluyen finalmente que «la resolución de la cuestión del Sahara eliminará la última traba que obstaculiza la estabilidad de la región».
Esta carta tiene un precedente en la que una mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes envió, en abril pasado, al presidente norteamericano, Barack Obama, expresando su preocupación por el «recrudecimiento de las amenazas de Al Qaeda y otros grupos terroristas en el norte de África» y llamaron a un fuerte apoyo a la propuesta marroquí de autonomía para solucionar el conflicto del Sáhara Occidental.
Los 229 diputados republicanos y demócratas habían destacado que esta propuesta «abriría la vía a una cooperación regional más amplia para hacer frente a los retos securitarios y económicos crecientes» en esta región.
Como se recordará, el antiguo enviado personal del secretario general de la ONU para el Sáhara, Peter Van Walsum, afirmó en su día que la independencia del Sáhara «no es una opción realizable».