Semana clave para el futuro próximo del Herbalife Gran Canaria

Hacer historia en la Eurocopa y aspirar al Playoff al título de la Liga Endesa o quedarse en el intento y alejarse casi definitivamente. El Herbalife Gran Canaria encara la semana más importante del curso con dos objetivos claves para su futuro próximo.

Óscar Hernández Romano
ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO

Por orden cronológico, lo primero que toca es la Eurocopa, donde los amarillos se juegan mañana en Turquía dar un paso más en su historia, lograr una nueva hazaña. Con diez puntos de renta, tras el 76-66 de la primera vuelta, ya está en tierras otomanas el Granca para intentar rematar la faena ante el Pinar Karsiyaka. En juego, un puesto en las semifinales de la competición europea, allí donde nunca ha llegado el Club Baloncesto Gran Canaria y ahora tiene más al alcance que nunca.

Sin embargo, el objetivo no será nada fácil. Le aguarda un rival fiero en una de las canchas más ruidosas de Europa, sin ir más lejos la más de Turquía. Todo ello envuelto en un ambiente hostil fuera de límites tras las amenazas que recibieron los jugadores amarillos en sus cuentas de Twitter la semana pasada, una intimidación que hizo plantearse seriamente al grupo claretiano no disputar el duelo.

Garantizada la seguridad por parte de la organización del torneo y el club anfitrión, el Granca se encuentra desde ayer en Estambul, para hoy viajar a Izmir, la tercera ciudad más grande del país otomano que acogerá mañana una cita histórica para el club y todos sus aficionados en busca de la que sería su primera semifinal europea.

Solo cuatro días más tarde, la cita en la Liga Endesa también toma tintes importantes. Tras caer ante el colista Manresa el pasado domingo, una derrota inesperada que no entraba en los planes, el Playoff al título para el Herbalife Gran Canaria se ha puesto, a falta de nueve jornadas, a dos victorias.

Ganar el domingo al FIATC Joventut de Maldonado y Savané, rival al que no ha tumbado esta campaña, se torna fundamental para seguir optando a alcanzar un objetivo, ya por tradición, casi obligatorio para la entidad grancanaria.